MICROFICCION MIERCOLES 25 2

Abre los ojos, le cuesta desperezar esos párpados algo borroneados por los restos de rimmel, todas las noches cuando esta acostada intenta hacer un esfuerzo por llegar a la crema limpiadora pero puede más el llamado de ese otro mundo inexplicable y el sueño se apodera de ella.

Chau limpieza nocturna -musita- mientras acomoda el cuello entre varias almohadas, el gato a poca distancia de sus ojos. Sabe que él no es azar.

Por eso no le extraña cuando a la madrugada se desliza en una especie de rito, y acomoda su pelaje negro en un ronroneo de parajes desconocidos, como apaciguando terrenos humanos. A veces en plena vigilia piensa que es el poseedor de la clave, el ojo visor.

De repente sus dientes, desalojados de la quietud donde el silencio reina, arremeten entre ellos, rozan tal vez cosas no dichas como en un sombrío sótano repleto de humedad. Cuando esto ocurre, el felino intercepta ese fluir deshabitado que intenta convertirla en prisionera. Lentamente comienza a sumergirse y a emerger. Saca lo feo, lo que hace mal.

Ahí sobresaltada, la mujer despierta, cierto dolor en la mandíbula la hace regresar. Sus labios apretados, el pelo semejando la figura de un bote en medio del temporal.

Él siempre la mira y maúlla. Esos maullidos donde se exorcizan rincones de cenizas, los abismos de cuerdas rotas.

 

(*) La autora: Claudia Ainchil es una periodista, poeta y narradora nacida en Buenos Aires. Dirige el diario on-line Noticias Día x Día y conduce programas de radio donde da difusión a otros autores. Ha publicado los libros de poesía «Comienzo de comienzos» (1985), «Son cosas de ángeles» (1987), «Amores sin zapatos» (1991), «Remolinos a bordo» (2003), «Revolución (secreta)» (2012) y «Asteriscos o telarañas» (2015, Ed. Croupier). Por «El guardián» recibió en 2015 el 2° Premio de Cuento Corto de la Revista Guka, publicación auspiciada por la Biblioteca Nacional Mariano Moreno.

Microficción seleccionada por Luciano Doti (Lomas del Mirador). Twitter: @Luciano_Doti

Anuncios