Un caso dramático: seis detenidos por el asesinato del taxista de La Matanza

pag-3_-alberto-sarubbi-taxista-asesinado-hermana

Asesinato del taxista. Ya son seis los detenidos por el secuestro y asesinato del taxista en La Matanza. Al cobrador del rescate ayer se sumaron otros cinco imputados. Los atraparon en el mismo barrio donde ocurrió el crimen. Siguen los cruces entre la Policía y el fiscal.

Rodeada de escándalo e internas policiales/judiciales, la causa abierta por el secuestro y crimen del taxista Alberto Sarubbi (63) ya suma seis detenidos: al adolescente de 16 años atrapado el jueves por la noche en el fallido pago del rescate realizado por los dos hijos varones de la víctima se agregaron ayer a la madrugada otros cinco jóvenes, dos de los cuales habrían tenido directa participación en el hecho.

Las detenciones se concretaron en una serie de allanamientos realizados por Gendarmería Nacional en el barrio General Villegas (localidad de Isidro Casanova, La Matanza), sobre la calle Turín al 4600, entre Asamblea y Gavilán. Esto queda a apenas unos metros del pequeño descampado donde fue encontrado el cuerpo de Sarubbi en la noche del jueves (con cinco tiros en la espalda y otro en la nuca) y a unas ocho cuadras del punto sobre la avenida Crovara al 5800 elegido por la banda para el frustrado pago del rescate.

Durante el operativo se encontraron tirados en la vereda parte de los documentos de la víctima (su DNI y la cédula verde de su taxi Fiat Siena, en el que fue secuestrado) pero no se pudo hallar el arma usada en el homicidio, aunque se entró al barrio con un dato concreto y se detuvo incluso al joven que, según testigos, la tenía. “Parece que se jactaba de que esa era el arma con la que mataron al taxista e incluso tiraba tiros al aire”, contaron fuentes de la causa a Clarín. Más allá de los testimonios de vecinos de la zona, que van armando un el rompecabezas sobre cómo fueron los últimos momentos de Sarubbi, en el caso resultarán fundamentales las pericias.

Por un lado el fiscal Carlos Stornelli y el juez Luis Rodríguez esperan los resultados de las huellas digitales levantadas del taxi de la víctima. Por otro también serán clave los análisis realizados a la ropa de la victima para determinar desde qué distancia recibió los cinco disparos que impactaron en su espalda. Si fueron de muy cerca, el dato podría abonar la hipótesis de que Sarubbi fue fusilado como una represalia por la detención del “cobrador” realizada por la división Antisecuestros de la Federal durante el pago del rescate. Pero si son de lejos se podría abonar la idea -impulsada por la Policía- de que le dispararon mientras intentaba escapar de sus captores.

Lo que es seguro es que el último disparo lo recibió en la nuca, como una suerte de fusilamiento, cuando ya estaba en el piso y con cinco tiros.

Las detenciones de ayer a la madrugada se concretaron con extremas medidas de seguridad. La Policía Federal no intervino porque cuatro de sus integrantes (entre ellos, el jefe Antisecuestros) fueron acusados de desobedecer al fiscal Stornelli al “cortar” el pago del rescate. De esta manera todo estuvo en manos de Gendarmería, que sí debió pedir ayuda la Policía Bonaerense. Esta última acordonó la zona que iban a allanar: un barrio de casas bajas, precarias, con algunos comercios donde los vecinos quedaron enfrentados luego del crimen del taxista.

“Como suele ocurrir en estos casos las detenciones fueron resistidas por los familiares de los sospechosos. Pero la situación es más compleja aún porque parte del barrio está indignada con los supuestos secuestradores, a los que caracterizan como ‘paqueros’”, explicaron fuentes del caso.

Una de las internas barriales enfrentóa la familia del joven de 16 años detenido cuando cobraba el rescate y a las familias de los sospechosos que cayeron después. El adolescente habría asegurado que el resto lo engañó, mandándolo a buscar la plata del secuestro cuando él no tuvo nada que ver con el hecho en sí. En las próximas horas los nuevos detenidos serán llamados a declaración indagatoria bajo la acusación de un delito gravísimo, que tiene pena de prisión perpetua: secuestro seguido de muerte. Tal vez esto los motive a hablar y, seguramente, a acusarse entre sí.

Con el paso de las horas los investigadores van completando piezas de lo ocurrido. Como los hijos del taxista declararon que su zona de trabajo era la de Saavedra-Devoto se cree que los secuestradores se le subieron allí. “Todo comenzó como un secuestro exprés, pero luego por algo degeneró en otra cosa”, evaluó un investigador consultado por Clarín.

Los captores bajaron el monto del rescate de 200.000 pesos a 3.300 dólares y 4.800 pesos. Pero el cobro fue interrumpido por la Federal en un movimiento que Stornelli denunció como “desobediencia” y que, sostiene, precipitó el crimen del taxista. El fiscal dice que él le dio expresa orden a la Federal de no “cortar” el pago. Los policías dicen que lo hicieron porque creyeron que el cobrador -el joven de 16 años- estaba amenazando a los hijos del taxista. Sin embargo, Stornelli sospecha que fueron al lugar con la decisión ya tomada de arrestar a quien fuera a buscar el dinero.

Hasta ayer las principales fuentes de datos eran4 los vecinos y los rumores de pasillo que señalan que los secuestradores se alteraron cuando el “cobrador” no aparecía y que entonces intentaron meterse en distintas casas. Pero en todos lados los rechazaron e insultaron. Habría sido en ese contexto donde Sarubbi fue baleado. Si lo mataron como represalia por el pago frustrado o porque estaba corriendo para escaparse será el punto central a aclarar.

Fuente Clarín.com

Deja un comentario a Diario NCO!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s