Sonar: la primera línea de ropa inclusiva para ciegos

pag-9-maria-sol-ungar

Sonar. La línea fue creada por una diseñadora neuquina como producto de su trabajo final. Si bien las prendas pueden ser usadas por cualquier persona, tienen identificado el color, el talle y el reverso en braille para aquellos que no pueden ver.

Por Melisa Correa
E.mail: melisacorrea.prensa@gmail.com

Sonar, así es el nombre del primer emprendimiento textil del país de moda pensada para las personas ciegas, cuya diseñadora es una joven neuquina llamada Sol Ungar, quien luego de transitar un largo camino de 4 años en busca de la aceptación, finalmente puso el proyecto en marcha y lo patentó.

El proyecto comenzó en 2012 como una tesis de una escuela de diseño y actualmente ya cosecha sus primeros frutos, pero ante todo, es indispensable destacar que Sonar es ropa táctil, con el talle y el color impresos en braille y bolsillos adaptados para llevar el bastón blanco.

El trabajo final de la carrera de diseño fue el puntapié inicial de la idea de Sol, ya que la consigna era que la ropa ayudara a resolver alguna limitación. “Siempre surgen los talles especiales, que es lo típico, y como mi mamá es docente en la Escuela Especial 3, quise algo para la inclusión de personas con discapacidad”, comentó.

Si bien Al principio recibió críticas de sus compañeros, con quienes tuvo discusiones en torno a la supuesta inutilidad de indicar los colores y crear estilos entre otros temas, Sol analizó diversas opciones y se  decidió por una línea de ropa que sirviera también a las personas no videntes.

Luego de recibirse, la joven diseñadora tomó una mochila con algo de plata, dos mudas de ropa y su tesis, y decidió venir a Buenos Aires con el fin de probar suerte con su proyecto. Fue así que durante tres años, batalló para hacerse un lugar, pero se mantuvo firme con la idea de la ropa inclusiva, con la cual hoy comienza a cosechar los primeros frutos.

El camino de Sonar

2,5 millones de personas padecen disminución visual parcial o total en el país.

En su largo y fructífero camino, la joven diseñadora aprendió mucho sobre cómo viven las presiones de la moda las personas que no pueden ver. “Por no saber, partí desde la hipótesis ridícula de que les costaba abrochar un botón o un cierre y después descubrí que el problema era más sencillo: no tener indicaciones del color, el talle o cuál es el reverso”, apuntó Ungar.

De este modo y tras varios análisis nació Sónar, una marca que registró este año y con la que trabaja actualmente para poder sacar la primera colección, la cual consiste en prendas con texturas originales y los datos de color y talle con relieve en sistema braille. En estos diseños también incluyó un bolsillo especial para el bastón y otro para la pizarra cuadriculada y el punzón, elementos fundamentales que siempre llevan consigo.

La joven emprendedora comentó orgullosa que la respuesta fue positiva: “Fue increíble. Nunca imaginé lo que podía generar con esto, el impacto que podía tener”. Pero por si fuese poco aún, la joven ya consiguió su primer desfile y hasta una nominación en un concurso nacional, logros que la llenaron de satisfacción y de una gran alegría.

Si bien ella con su experiencia había partido de una sencilla idea, no conoció a nadie más que haya incursionado en este tipo de diseño, y en este aspecto, Sol apuntó: “No lo puedo creer porque incluso hay personas ciegas que hacen zapatos y carteras, pero a nadie se le ocurrió, aun cuando se toman el trabajo permanente de identificar sus prendas nuevas con braille”, añadió. La neuquina está armando su stock y sigue con la experimentación, por lo que señaló que le gustaría ganar un lugar en el mercado “pero también ser un puente para que diseñadores de otros rubros piensen en la inclusión”.

Es importante remarcar que según el último censo nacional realizado en 2010, el 12% de la población sufre algún tipo de discapacidad, lo que significa que son alrededor de 5 millones de personas, de los cuales el 59% padece problemas de disminución visual o ceguera total, por lo que Sonar se presenta como una gran oportunidad.

El primer desfile en el Sheraton

La neuquina Sol Ungar está en un año bisagra, en el cual sin ir más lejos, ya tuvo la posibilidad de mostrar sus creaciones en su primer desfile en el Sheraton de Buenos Aires, a beneficio de la asociación Tiflonexos. Además, logró quedar nominada en el concurso de emprendedores #Potenciate y sumó colaboradoras para ampliar sus diseños.

Si bien hasta el momento las prendas de Sonar tenían estampas abstractas, Sol se asoció con la ilustradora neuquina Miss Ojos para sumar diseños figurativos, y con el fin de que los dibujos sean táctiles les añadieron un material con relieve, similar a una plasticola. Esto además fue posible gracias a que aunque la joven está asentada en Buenos Aires, regresa a su provincia cada vez que encuentra oportunidad.

Ver con el sonido

El nombre de la marca surgió de la identificación de muchas agrupaciones de no videntes con la eco-localización, es decir, la capacidad de conocer el entorno por medio de la emisión de sonidos y la interpretación del eco que los objetos a su alrededor producen. En este sentido, varios equipos deportivos por ejemplo como los murciélagos entre otros, aluden a la metáfora de ver con el sonido.

Por último, la joven diseñadora Sol contó que encontró muchos amigos no videntes con quienes aprendió que las barreras son más impuestas que naturales. Por eso, añadió, “la idea de la marca es respetar lo visual y que no sean prendas exclusivas para personas con discapacidad, sino para todos”.

Deja un comentario a Diario NCO!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s