Villa Celina: Misa y homilía por el Trabajo, la Tierra y el Techo

misa

Villa Celina. En el marco de la exhortación del Papa Francisco a cumplir con el “derecho sagrado´ de las ´3 T”, el viernes 25 de noviembre, la Pastoral Social de la Diócesis de San Justo organizó una “Misa por el Trabajo, la Tierra y el Techo” en la plaza Mujeres Argentinas, del Barrio Las Antenas. La misma fue celebrada por el Obispo Diocesano, Mons. Eduardo García y concelebrada por los presbíteros Mauricio Cardea; Basilicio “Bachi” Brítez y Claudio Pulli.

A continuación, publicamos la homilía de Mons. Eduardo García:

“Nos sentimos inestables, nos movemos un poco y sentimos que todo se nos viene abajo. Sin embargo, a pesar de eso, poder estar juntos y poder pedir esto lo que somos…

Mientras miraba un poquito pensaba en Jesús hablándole a la gente, como en el Evangelio de hoy; lejos de toda la fantasía que nos presenta la televisión con Moisés donde aparecen millones y millones de personas cruzando el Mar Rojo, salvando las distancias, Jesús también estaba con un puñadito de personas que lo seguía, como nosotros y se puso a enseñarles.

No les dijo nada sacado de algún libro magistral sino que trató de ayudarlos a descubrir la enseñanza que va trayendo la vida, y como desde la vida misma que es mucho más sabia que toda sabiduría que trata de interpretarla, hacerles descubrir lo que estaban viviendo.

Es un ejemplo propio del lugar, un ejemplo campesino. ¿Ustedes quieren saber lo que va a pasar en el futuro? Les dijo-, entonces miren la naturaleza: con el retoño, con las flores ya ahí podemos ir descubriendo lo que va a pasar. Descubran los signos, así como vemos un retoño y vemos un fruto y sabemos que hay un árbol; o al revés también: vemos un árbol y sabemos que por esta etapa del árbol va a florecer, aprendan también a descubrir ahí la vida. Seguramente lo miraron como diciendo ¿qué nos quiere decir este hombre?

Las cosas tienen un tiempo y una maduración necesaria, fundamental. Y siempre lo que esperamos del futuro, porque todos esperamos cosas del futuro, está encerrado en  germen en el presente. No hay futuro posible sin un presente real.

No hay esperanza en que  las cosas sean distintas sin un presente en el cual nos animamos a que las cosas sean distintas.

Jesús nos invita a no vivir en cierta magia frente al futuro y cierta cosa de navidad de Papá Noel, en la que nos sentamos a esperar a que venga y cumpla aquellos deseos que humanamente no podemos. No, Jesús no es Papá Noel y Dios menos. Dios nos pone justamente la vida, para que en la vida vayamos construyendo ese futuro que él auspiciosamente nos va regalando y en el cual justamente esta felicidad que él quiere para nosotros, la pone en  nuestras manos.

Nada pasará por magia ni de golpe. Dios es sabio. Las cosas cuando vienen de golpe a veces nos empachan y no sabemos cómo usarlas. Valoramos las cosas que somos capaces de ir amasando cada día desde el esfuerzo del trabajo, desde la conciencia, desde la responsabilidad, desde el empeño, las aprendemos a querer, a  valorar y hacer crecer un poco más.

Qué distinto es el ramo de rosas que nos regalan al rosal que plantamos. No es el mismo cariño, no es la  misma responsabilidad, no es la misma fuerza. Los dos son bellos, los dos seguramente pueden tenernos a nosotros como dueños pero no los cuidamos con el mismo amor. Porque en el rosal plantado por nosotros sabemos de tiempo, sabemos de dedicación, sabemos del agua necesaria y sabemos también del sol que no es nuestro ni podemos darlo y que necesitamos.

Por eso hoy estamos acá, desde este deseo justamente de crecer. No  de cualquier manera, no como un yuyo en  medio del campo, sino crecer como esa planta que Dios riega constantemente para que dé frutos verdaderos. Como esa planta que crece fuerte donde se pueden cobijar los hombres para que les de sombra y porque también el fruto alimenta.

Es lo que el Papa nos invita a pedir, haciéndose eco del clamor de tantos pueblos. Pedimos por el Techo, pedimos por la Tierra y pedimos por el Trabajo.

Lo digo desordenadamente porque si bien necesitamos de la Tierra, necesitamos del Techo y necesitamos del Trabajo. A veces para tener la Tierra necesitamos el Trabajo primero y una vez que tenemos la Tierra podemos tener el techo; y una vez que tenemos el Techo después necesitamos que vengan las papeletas para que ese pedazo de Tierra sea nuestro Techo. Estas ´tres T´ que son sagradas. Porque  lo son, no tienen que ser el capricho, el regalo o la limosna de algún político de turno sino el derecho de todo hombre bien nacido en este mundo, que tiene el derecho a vivir, a pisar la Tierra, a sentirla suya para poder trabajarla, necesita cobijarse y cubrirse y tener el lugar donde sus hijos crezcan y su familia pueda ser feliz, sentarse a la mesa; es un derecho inviolable y sagrado sentir que sus manos son útiles y que está construyendo y transformando la historia y el mundo. Y eso lo pedimos. Se lo pedimos a Dios, fuente de todo Bien, de toda Razón y de toda Justicia para que ilumine los corazones de quienes manipulan la historia, manipulan el trabajo; limosnean a los hombres, haciéndoles sentir que están pidiendo lo que no es propio, a quienes se sienten unos magnates regalando aquello que les sobra; no son dueños.

La tierra es fundamentalmente de aquel que lo trabaja, pero más que todo de aquel que lo necesita. Aquellos que tienen en sus manos la decisión de poner un gancho para que haya cosas que se realicen, que descubran que todo pasa en esta vida; y que es bueno también ir cosechando desde ahora lo que esperamos recibir un día en el cielo. Y aquel que niega por “caprichismo´, ´politiquería barata´ o a veces por cosas un poco raras el derecho a otro que tenga un Techo digno, que vaya pensando que jamás va a tener una casa en el Cielo.

Pidamos también para que aquellos que están manipulando muchas veces desde la economía, que es una picadora de carne… y acá podemos decir que nuestras pequeñas economías son un ´Tramontina´ oxidado, que antes de picar, hiere, lastima y enferma; que se dé cuenta que la mortaja no tiene bolsillos.

No se puede especular libremente con la vida, con la necesidad, con el dolor… o especular a veces arbitrariamente con ciertas concesiones que hacen que los hermanos se vuelvan contra los hermanos y no puedan trabajar juntos construyendo aquello que es de todos. Le pedimos a Dios eso. No le pedimos a Dios lo que él ya nos dio. Porque nos dio la posibilidad de trabajar, herramientas y Tierras para todos, Él nos dio la posibilidad de que seamos capaces de tener un Techo.

Aquellos que se piensan que son dueños porque les toca administrar estas cosas, que descubran que simplemente son aquellos que tienen que dar lo que han recibido gratuitamente para que otros puedan vivir  y recobrar, de hecho, la dignidad que nunca tendrían que haber perdido.

Pidamos entre todos para poder trabajar ´estas tres T´, no solamente para nosotros sino también para los demás. Como decía el Martín Fierro: ´los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera´. Que en el fondo el poder conseguirlo y trabajar sean espacio de Comunión y no de división, de unos contra otros, sino de todos juntos, para que el grito se transforme en clamor y el clamor  llegue a Dios y Dios mueva los corazones de aquellos que tienen que realizarlo”.

Deja un comentario a Diario NCO!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s