El empresario Sergio Lovera presentó su proyecto político de ayuda social en los barrios más pobres, donde “la gente pide seguridad y trabajo”, afirmó. El vecino de Gregorio de Laferrere negó adhesiones partidarias y se definió como “un trabajador social para los más necesitados”.

Por: Valeria Virginia Villanueva

villanueva.valeriavirginia@gmail.com

El empresario del sector de alumbrado público, Sergio Lovera, realizó la presentación oficial de su agrupación Confiar el pasado jueves 23 en San Justo. En conferencia de prensa ante los medios locales, entre ellos NCO, el dirigente destacó la labor social que viene desarrollando desde el espacio político en La Matanza, especialmente en los barrios con necesidades más urgentes de las localidades de Gregorio de Laferrere, González Catán y Virrey del Pino.

“Confiar es el comienzo para modificar la realidad que se logra participando y no es necesario tener un cargo o puesto político para hacerlo”, asegura el matancero al definir su proyecto y desvincularlo de toda militancia partidaria. Sin embargo, señaló que aceptan ayuda del cualquier partido y estimó que podrían evaluar algún acercamiento “el día de mañana, mientras se acople a nosotros para ayudar socialmente”.

Asistencia a problemáticas en los barrios

Lovera, de 48 años, oriundo de Gregorio de Laferrere, es acompañado por un grupo en el que participa su familia y que lo acompaña desde el comienzo en largas caminatas por las calles del distrito, donde se contacta con la gente y sus reclamos. A través de sus recorridas y charlas, el dirigente pudo identificar la falta de vivienda y de cloacas, las consecuencias irreversibles de las frecuentes inundaciones y el hambre de las familias.

Ante estas situaciones, desde Confiar elevan los pedidos a las dependencias gubernamentales correspondientes, aunque nunca son suficientes. De hecho, Lovera advirtió que ya están juntando ropa, calzado y demás donaciones a modo preventivo para dar asistencia de emergencia a quienes sufren inundaciones en cuanto ocurran. Asimismo, se encargan de repartir lo que donan voluntarios y empresas en 8 merenderos y 4 comedores, ubicados en barrios y asentamientos de la zona de “los kilómetros”, “del otro lado” de Camino de Cintura que “divide” a la población matancera.

No obstante, el político reveló que “lo que más piden es seguridad y poder trabajar” y dio un ejemplo: “vos mandas una carta documento y enseguida tenés un patrullero en el sector, pero sólo un día”.

Confiar en los políticos

Frente la ausencia del Estado, Lovera reconoció que la figura del político está muy cuestionada por los ciudadanos. De hecho, contó su experiencia: “¿sabés lo que me costó llegar a las personas otra vez? cuando saben que yo no soy político es donde me aceptan a mí y puedo llegar a los barrios”. Es por ello que concluyó: “confiar es lo que le falta a la gente, confiar en cualquier político y en cualquier persona, si no, no llegamos a nada. Aunque nos digan mentiras, hay que confiar en los políticos y las grandes empresas, pero hay que recordarles que estamos ahí”.

Por último, el dirigente manifestó que “hacer política es lindo, pero ayudar a la gente es mucho más lindo”, y se autodefinió como “un trabajador social para los más necesitados”.

Anuncios