El llamado tridente de San Cayetano  -CCC, CTEP y Barrios de Pie-  realizó una asamblea conjunta para evaluar la marcha de las negociaciones con el gobierno, sobre la implementación de la ley de Emergencia Social y discutir  su  participación en las luchas sociales en curso, como es el caso del paro del 6 de abril convocado por la CGT.

Juan Carlos Alderete, dirigente nacional de los desocupados de la CCC, conversó con el NCO sobre lo tratado en esa reunión.

Por Emilio González Larrea

 

¿Cuál fue el objetivo de la convocatoria y los temas tratados?

Teníamos prevista esta convocatoria para ver cómo íbamos a continuar, evaluar las acciones que veníamos realizando y analizar en conjunto las políticas y el carácter del gobierno de Macri, antes de que, la semana pasada,  tuviéramos una reunión con el gobierno nacional por el tema de la implementación de la ley de Emergencia Social.

En la reunión vimos que teníamos que estar alerta y hacer un seguimiento permanente en cada uno de los rubros que tienen que ver con la implementación de la ley. Otro tema que discutimos fue cómo íbamos a participar en todas las luchas populares, en especial en las acciones del movimiento obrero, como hicimos en la concentración de las CTAs del 30 de mayo y en el paro del 6 de abril que acordamos hacerlo activo; es decir que vamos a confluir con las luchas en todo el país en defensa de los puestos de trabajo.

También analizamos la importancia de que las 3 organizaciones hayamos logrado constituir una mesa política con el gobierno para discutir y controlar todo lo relativo a la implementación de la ley de Emergencia Social, que se va reunir una vez por mes, presidida por Mario Quintana (vice jefe de gabinete) o por Marcos Peña (jefe de gabinete) y con los representantes de los ministerios que les corresponda según esta ley.

¿Cuáles deberían ser según ustedes, los pasos inmediatos para comenzar a traducir en hechos la ley?

Se está haciendo un registro nacional al que le llamamos inscripción temprana, para obtener programas sociales en lo inmediato y que los compañeros tengan ya un ingreso, no se va a llamar Argentina Trabaja, va a tener otra denominación, pero lo importante es que va a llegar a todo el país. Por supuesto este logro ha sido con mucha lucha y entendemos que vamos a tener que estar alerta y salir a la calle si es necesario, para hacer cumplir lo que hemos acordado con el gobierno.

En esa reunión de la semana pasada  expusimos a los representantes del gobierno nuestra bronca por la demora en la implementación de la ley, hemos manifestado también desacuerdo con la fenomenal transferencia de recursos a los grandes grupos económicos  realizada por el presidente a los pocos días de iniciar su gobierno.  Les hemos planteado que si no avanzan rápidamente con las partidas presupuestarias para ejecutar la ley, nos retiramos del Consejo Económico Social y se pudre todo, porque la paciencia se agota ya que están tratando de ganar tiempo y jugando con el sufrimiento de los más pobres. Del mismo modo les dijimos que si no apuestan a la industria nacional va ser imposible salir de  la crisis en que se encuentran los desocupados, precarizados y también los trabajadores formales.

¿Cómo sería la inscripción en ese registro nacional?

La inscripción en este registro de desocupados, trabajadores precarios o informales de todo el país es un proceso largo y se puede hacer por nuestras organizaciones o por el ANSES.  Pero es un problema del Estado cómo lo va a implementar; nosotros nos ocupamos de los compañeros que representamos en estas 3 organizaciones, no representamos a otros compañeros de otras organizaciones o a los millones que hay en el país en esas situaciones. En el caso de nuestra organización, la CCC, todos los compañeros van a entrar en los programas sociales.

¿Cómo van a participar en el paro del 6 de abril de la CGT?

La propuesta es hacer activo el paro y para eso hemos acordado con ATE de la provincia de Buenos Aires para instalarnos en la General Paz o en la Autopista Riccieri, es decir, llevar para comer y  quedarnos gran parte del día. Con esa idea estamos trabajando las 3 organizaciones.

El gobierno está estudiando aplicar el protocolo anti piquete. ¿Qué puede pasar?

Ese es un cacareo de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Por nuestra parte les hemos planteado que no tenemos problema si nos enjuician a los dirigentes, pero les recordamos que varios de los integrantes del gobierno o diputados de Cambiemos llamaban en el 2008 a cortar las rutas y hacían bloqueos, por lo tanto  les hubiera correspondido que les hicieran juicio.

Eso no resuelve los problemas. Las 3 organizaciones coincidimos en dar batalla contra esta política represiva del gobierno, también en el plano legal, existe una contrapropuesta o  proyecto de ley para garantizar las movilizaciones populares que da respuesta al protocolo anti piquete. Tenemos claro que este gobierno necesita la represión para imponer este ajuste brutal que el pueblo no está aceptando pasivamente. Recientemente le han iniciado un juicio al compañero Emilio Pérsico y hay otros;  un abogado en capital ha propuesto hacerle extensivo el juicio a todos los dirigentes de las organizaciones piqueteras, como llaman a las organizaciones de desocupados.

¿Alcanza un paro como el del 6 para frenar o hacer retroceder al gobierno de Macri con estas políticas de ajuste brutal? Y si no ¿cómo debe continuar la lucha?

Creo que no, un paro como éste es insuficiente. El paro nacional debería ser activo, con  movilizaciones, actos en plazas y en las calles; un paro que no sea solo de los trabajadores sino multisectorial, de sectores obreros, de campesinos, de estudiantes, de desocupados y también que incluya a PYMES y  pequeños comercios. Este gobierno, como se está viendo con los docentes,  no va a retroceder sino se le enfrenta con  medidas duras y masivas que involucre a grandes masas populares y no en un solo acto.

Anuncios