La tarea del creador de la revista Anteojito fue analizada por su hija Diana y por Pelusa Suero, quien fuera la voz de Larguirucho, entre otros personajes. El encuentro fue organizado por la vicepresidencia del Consejo General de Cultura y Educación bonaerense y fue el puntapié inicial para la realización de un concurso en donde participarán todos los jardines platenses.

Más de cincuenta directivos y docentes de educación inicial asistieron al Encuentro sobre Cultura Popular y Educación organizada por la vicepresidencia del Consejo General de Cultura y Educación bonaerense para homenajear, a cuatro años de su muerte, al artista plástico Manuel García Ferré. Durante la charla, que se desarrolló la semana pasada, se proyectaron dibujos de las películas e historietas y se anunció el lanzamiento de un concurso para que los jardines platenses trabajen sobre las historietas, los dibujos y la oralidad creando historias y personajes.

En la oportunidad el vicepresidente del Consejo General, Claudio Gómez destacó que “la obra de Manuel García Ferré ha sido de particular significación, ya que formó parte de un complemento escolar legitimado en las aulas, como es el caso de la revista Anteojito y la enciclopedia conocida como El libro gordo de Petete, por citar solo dos ejemplos”.

“A primera vista, esos casos de registros educativos no convencionales pueden sonar un tanto ingenuos, pero lo cierto es que su trascendencia en el mundo de la educación argentina es tan fuerte como innegable”, agregó Gómez.

Por su parte, Diana García Ferré, una de las hijas del artista plástico, quien se refirió a las producciones de su padre entre las que se destacan la revista Anteojitos y la serie Hijitus, contó que su padre “se inició con unos shingles de televisión, con la revista Billiken y con la historieta de Pi-Pío. Esta historieta tiene la particularidad que la hizo con su abuelo que era un profesor de Literatura, donde disfrutaban mucho haciéndolo”.

Con palabras emotivas, Diana también destacó la figura de su madre quien falleciera hace 24 años y fuera, según su propio relato, la mano derecha de su padre “tanto en la vida personal como en la profesional”.

“Mi madre fue una figura fundamental para esa empresa, una gran trabajadora con una polenta incansable. Muchos cuentos fueron escritos conjuntamente con mi padre”, relató visiblemente emocionada al tiempo que confesaba su enojo adolescente de aquellos años por el “escaso reconocimiento que se hacía de la labor de su madre”.

El homenaje contó también con la figura del diseñador de voces Pedro “Pelusa” Suero quien deleitó al auditorio con reconocidas voces que remontaban a la infancia de los presentes. En ese sentido, Pelusa hizo referencia a su profesión y señaló que le “costó mucho hacer entender lo que hacía, porque la mayoría de las personas me presentan como imitador y la diferencia es que los imitadores toman los códigos, reproduciéndolos, y un diseñador de voces hace una fotocopia sonora, intentando que los personajes no se parezcan entre sí”. Es oportuno recordar que Pelusa  trabajó con García Ferré en las voces de varios personajes de los dibujos de las “Aventuras de Hijitus”.

Al finalizar la disertación la vice directora del Jardín 943, Miriam Abramo señaló: “Salgo muy reconfortada, esto fue un mimo al alma de la nena que tenemos adentro, está muy bueno recordar nuestra niñez, nuestro orígenes  y pensar en revalorizar la imaginación y el deseo en los niños, para poder educar desde ahí. Los contenidos son súper importantes, pero en un marco de libertad y respeto por la creatividad”.

Por su parte, Mabel Lezica, directora del Jardín 946 manifestó que “la charla me retrotrajo a la infancia, a esa infancia donde existía una buena instrucción a la educación. Destaco en forma especial el trabajo del Consejo, me parece que es un Consejo vivo”.

Anuncios