Multimedio: Los trabajadores de AGR Clarín evitaron el desalojo

Multimedio: Los trabajadores de AGR Clarín evitaron el desalojo

El operativo fracasó gracias a militantes y vecinos que hicieron vigilia en la planta desde la madrugada. Sin embargo, los casi 400 operarios que reclaman la reapertura y el control obrero de la planta advirtieron que podría reintentarse y que el multimedio sigue facturando detrás del cierre fraudulento.

Por: Valeria Virginia Villanueva
villanueva.valeriavirginia@gmail.com

“Si no tenemos en este momento un desalojo es porque se han cagado en las patas por la enorme movilización popular en apoyo a AGR-Clarín”, manifestó con fervor el delegado Pablo Viña, en representación de los 384 trabajadores que fueron ilegalmente despedidos de la planta gráfica de Pompeya.

La vigilia

Fue en agradecimiento a los cientos de militantes y trabajadores que permanecían allí aún en la mañana del pasado lunes 3, tras una vigilia que se armó durante el domingo para responder al pedido desesperado de “abrazar” la fábrica. Los rumores de una orden de desalojo que se ejecutaría a las 5 de la mañana estaban confirmados por varias fuentes y por los mismos vecinos.

“Acá ya no estábamos ante un rumor o una hipótesis; tenemos datos muy concretos -reveló el delegado al dirigirse a los presentes-.  Incluso cuando la comisión de familiares salió al barrio a hablar con los vecinos, ellos nos contaron que la policía les había dicho que no salieran de sus casas porque iba a ver un operativo policial en Perito Moreno y Centenera”. Pero varias horas antes, esa intersección se vio colmada por sindicatos y distintas agrupaciones que expresaron su solidaridad con el reclamo de los operarios que, en defensa de sus puestos laborales, mantienen la toma desde hace 80 días.

Multimedio: Los trabajadores de AGR Clarín evitaron el desalojo

Es por ello que Viñas celebró que “lo único que están logrando es que cada vez tengamos mejor aceitados los mecanismos para organizarnos nosotros junto con ustedes para enfrentar cualquier desalojo”. Según reiteran desde la Comisión Interna de AGR, justamente “la organización gremial independiente de la empresa y del gobierno”, es uno de los blancos de ataque del grupo Clarín, cuyo objetivo es la flexibilización laboral “para retomar la producción con operarios sin antigüedad, precarizados y huérfanos de organización sindical”. En ese sentido, reconoció: “Somos una llaga en la situación política, porque quieren cerrar un ciclo, atacar a los sindicatos”.

Espionaje, fraude y sueldos adeudados

“Sigue ahí la camionetita de los servicios de inteligencia, están espiando e interceptando las comunicaciones -denunció el representante señalando al perímetro de la planta- y el Juez Lijo que no hace nada, está pintado”. Lo mismo ocurre cada sábado a la planta impresora de Clarín, ubicada junto a la cancha de San Lorenzo, que se llena móviles de gendarmería, según afirmó.

Mientras tanto, el grupo multimedial continúa negociando mediante la planta ya que, como insisten en demostrar los trabajadores una y otra vez “acá no hay cierre, es un cierre fraudulento: AGR sigue facturando, los administrativos, los comerciales, los supervisores que hace poco llamaron para apretar a los compañeros, siguen trabajando”. Prueba de ello fue la orden de compra del Automóvil Club Argentino (ACA) –que les llegó por error- por millones de pesos para la impresión de 300 mil revistas, impresión menor para la capacidad de AGR”. En suma, “el ministerio de trabajo le ha dado la razón al grupo Clarín: el dictamen que ha sacado parece redactado por el abogado de Clarín”, ironizó Viñas.

En medio del conflicto, queda atrapada la subsistencia de los trabajadores y sus familias, que ya venía en jaque por los sueldos que aún les debe la empresa. Algunos toman “changas” casuales mientras se turnan para “hacer el aguante” a la toma desde dentro o fuera de la factoría. También salen a vender los números que quedaron de la exitosa edición de la Revista Viva Las Luchas Obreras, lanzada a fines de Marzo a modo de difundir su problemática y obtener ingresos para sostener la medida.

A juzgar por la fortaleza de la organización de los operarios entre sí y con varios sindicatos combativos, la toma persistirá hasta las últimas consecuencias. En palabras de la comisión interna de AGR, “si el gobierno da por cierto el trucho cierre patronal entonces exigimos la estatización sin pago de la planta y su puesta en marcha bajo control de los trabajadores”.

Anuncios