El diputado del Frente Renovador, Pablo Garate, presentó un proyecto para impedir que los gobernantes publiquen algún elemento que identifique a su gestión o a ellos mismos en los bienes estatales o publicidades oficiales.

Garate consideró que “es habitual que quien ejerce el Gobierno de un Estado caiga en el vicio de personalizar la publicidad gubernamental”, pero remarcó que “es la institución la que comunica, es el Estado el que comunica. No el soberano. No se puede permitir la promoción de una figura política con recursos del Estado”.

En caso de aprobarse, los funcionarios que incumplan la medida serán sancionados según el régimen que les resulte aplicable en virtud del cargo o función desempeñada.

La iniciativa surgió a raíz de la polémica que desataron los móviles policiales que circulan por La Matanza, que llevan impresos el nombre de la jefa municipal, Verónica Magario. Tras la denuncia, salieron a la luz múltiples fotos que muestran utilitarios municipales con los nombres de sus intendentes.

Anuncios