Durante su visita a la ciudad de Paraná, el Presidente cuestionó que los gremios del sector se opongan a la creación de un instituto para evaluar a los maestros

El presidente Mauricio Macri ratificó ayer la decisión de su gobierno de no convocar a una paritaria nacional para discutir el salario de los maestros, como reclama el sector, y al acusar a los gremios docentes de rechazar un instituto para ser evaluados, advirtió que los “problemas no se resuelven escondiéndolos debajo de la alfombra”.

El jefe de Estado sostuvo que “habiéndose fijado el mínimo” del haber salarial para los docentes, “corresponde a cada gobernador” discutir los porcentajes de aumento con los maestros.

Desde la ciudad entrerriana de Paraná, donde recorrió el parque industrial local, Mauricio Macri se preguntó: “¿cómo puede ser que los gremios digan ‘no quiero un instituto de evaluación’?”, y advirtió que problemas como el de la “pobreza se resuelven generando empleo de calidad y el empleo se genera a partir de la calidad en la educación”.

Obvio que después de ver las evaluaciones, tenemos un problema de calidad en la educación pública. No hay igualdad de oportunidades si no hay educación de calidad. Y una enorme mayoría de docentes reclaman mayores herramientas para transferir a los chicos”, aseguró.

En ese sentido, advirtió que “apenas 1,5 de cada 10 chicos que ingresan a la escuela pública van a conseguir un buen trabajo”. “La paritaria queda clara: habiéndose fijado el mínimo, corresponde al gobernador, porque son empleados provinciales. Eso está clarísimo”, concluyó.

Anuncios