El padre de Araceli Fulles fue quien  confirmó que el cadáver encontrado enterrado en una casa del partido de San Martín pertenecía a su hija, tras reconocerlo en la morgue judicial.

encontrado enterrado en una casa del partido de San Martín pertenecía a su hija, tras reconocerlo en la morgue judicial.

Los investigadores aseguraron a Télam que el cadáver estaba completamente desnudo y que la data de muerte aproximada es de entre 28 y 30 días, un lapso compatible con la fecha de desaparición.

Según las fuentes, estaba a unos 35 centímetros de profundidad, bajo una losa de cemento y tapado con material de construcción.

Si bien en un momento trascendió que estaba descuartizada, los peritos determinaron que el cuerpo estaba de cúbito dorsal y las extremidades inferiores flexionadas hacia atrás,
y expertos de la Policía Científica trabajaban nuevamente en la casa en busca de nuevos elementos de prueba, entre ellos la ropa de la joven.

Además, los investigadores quieren establecer si la casa de Alfonsina Storni fue el lugar del crimen o si, como se sospecha, la chica pudo haber sido asesinada en otro lugar y llevada allí para ocultar su cadáver.
Por otra parte, los pesquisas de la DDI de San Martín, que trabajan bajo las directivas de la fiscal de la causa, Graciela López Pereyra, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial San Martín, continuaban buscando al principal sospechoso del crimen,  identificado como Diego Badaracco (29), quien ya fue detenido en el bajo Flores.

Por el hecho, fueron detenidos los hermanos Jonathan (29) y Emanuel (25) Ávalos, Marcos Ibarra (32) y Carlos Damián Alberto Cassalz (35) queden detenidos por el delito de “homicidio agravado”, y dos compañeros de trabajo de Badaracco por “encubrimiento agravado”.

Araceli tuvo contacto con su familia por última vez el domingo 2 de abril a las 7 de la mañana, cuando le envió un mensaje a su madre, Mónica Ferreyra, diciéndole: “Vieja, prepará las cosas para el mate que estoy yendo para casa”, lo que nunca ocurrió.

Tras la denuncia de la familia de la joven, los investigadores siguieron varias pistas sobre lo ocurrido y el 18 de abril último los perros rastreadores hallaron un monedero y un neceser de la joven en las calles Lynch Pueyrredón y Vicente López, en Villa Ballester, a unos 3 kilómetros de la casa de la calle Storni.

Encontraron un mensaje con un pedido de auxilio y firmado “Ara” en el sitio donde fue hallado el cadáver

Los investigadores del crimen encontraron este viernes un pedido de auxilio escrito en un papel higiénico y con la firma “Ara” en el lugar de la casa de la localidad bonaerense de José León Suárez donde el pasado jueves fue hallado el cadáver de la chica, informaron fuentes policiales.

Se trata de un mensaje escrito en un trozo de papel higiénico que dice “Ayuda” y está firmado por “Ara”, según precisaron las fuentes.

La nota fue encontrada en el baño de la obra en construcción ubicada en el fondo de la casa de la calle Alfonsina Stroni 4477, por un grupo de peritos de la Policía Científica donde el pasado jueves los perros rastreadores marcaron el sitio donde estaba enterrado bajo escombros el cuerpo de Araceli.

Los pesquisas ahora intentan determinar si la letra en el papel higiénico coincide con la caligrafía de Araceli.

En caso de confirmarse que esa nota la escribió la chica desaparecida el 1 de abril pasado, los investigadores judiciales y policiales deberán determinar si la joven estuvo retenida en ese sitio por algún tiempo antes de ser asesinada. De acuerdo a los datos recaudados los investigadores creen que la noche del 1 de abril Araceli fue llevada engañada a la casa de Baradacco, y al final se habría encontrado con un grupo de personas desconocidas para ella que habrían intentado abusar de ella, y que se habría resistido como pudo hasta que fue asesinada.

Mientras tanto, el tío de Araceli expresó “que la justicia no nos abandone, que nos acompañe porque vamos a seguir luchando hasta el final”.

Anuncios