El titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 4, Fernando Cartasegna, envió este jueves “tranquilidad a la gente” que lo “quiere y se solidariza” con él, luego de haber sido agredido en su despacho.

El fiscal de La Plata, Fernando Cartasegna, calificó como “muy fuerte” el ataque que sufrió este miércoles en su despacho, pero evitó mayores precisiones debido a lo “confuso” que se siente, dijo, al relatar que acaba de ser dado de alta del Hospital Italiano de La Plata, donde permaneció internado tras el episodio, según afirmó en declaraciones a radio El Mundo.

Cartasegna fue atacado días después de haber denunciado intimidaciones vinculadas a una causa en la que investigan supuestos actos de corrupción policial. Cartasegna, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Número cuatro, recibió el alta médica a las 7,45 y se retiró del hospital junto a sus familiares.

“En el día de la fecha fue dado de alta de internación el Dr. Fernando Cartasegna”, dice el parte médico dado a conocer por el centro médico. Agrega que “evolucionó favorablemente del cuadro que motivara su ingreso al Hospital. Los estudios complementarios efectuados fueron normales” y agrega que “se retiró por sus propios medios y acompañado por familiares” a su vivienda de la localidad platense de Gonnet. El parte finaliza: “Seguirá bajo control médico ambulatorio”.

El fiscal Cartasegna fue golpeado, amordazado, de pies y manos y con un cable al cuello dentro de su despacho, tras haber sido agredido y amenazado por tres personas el fin de semana. El hecho ocurrió entre las 16.30 y las 17 en el Palacio de Tribunales situado en la calle 7, entre 56 y 57, y fue descubierto porque el fiscal, a pesar de encontrarse en esa situación, pudo realizar un llamado telefónico y la custodia del edificio lo fue a rescatar.

“Fue agredido dentro de su oficina, tomado por la espalda por una persona que no pudo identificar, aparentemente lo ataron boca abajo, por las piernas y por los brazos, lo amordazaron, le hicieron manifestaciones intimidatorias sobre su persona y su familia”, relató el procurador general ante la Suprema Corte de Justicia bonaerense, Julio Conte Grand.

Agregó que Cartasegna sufrió “alguna desestabilización emocional” y tiene “un cuadro hipertensivo controlado”, pero ningún riesgo para su salud.

En tanto, una fuente de la investigación dijo a Télam que el fiscal tenía las manos atadas con cintas de embalar, los pies también amarrados con hilos de coser expedientes y el cuello atado con un cable de computadora. Además, se encontró la puerta cerrada con llave, por lo que se investiga si quien lo atacó ingresó a la fiscalía sin que él lo advirtiera y se escondió en algún lugar hasta consumar la agresión.

Al momento del hecho, en los Tribunales casi no había empleados y solo se encontraba personal retirado del Servicio Penitenciario que habitualmente realiza las tareas de seguridad en el edificio, mientras que la custodia que se le había asignado no estaba en ese momento en el lugar.

El ataque no es el primero que sufre Cartasegna, ya que el pasado fin de semana denunció y expuso ante los medios de prensa que había sido golpeado y amenazado en la calle y que también había recibido panfletos intimidatorios en su casa y en su despacho en los que decía “Conozca al próximo Nisman”.

Se multiplican las condenas por el ataque
La Unión Cívica Radical (UCR) condenó la agresión al fiscal Cartasegna, a través de un comunicado. A su vez el vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Salvador, condenó los ataques y amenazas al fiscal bonaerense Fernando Cartasegna y aseguró que “la democracia se fortalece a través de la libertad con la que la justicia actúa”.

“El fiscal platense Fernando Cartasegna fue agredido y amenazado de muerte por dos hombres y una mujer en la vía pública e intimidado mediante panfletos arrojados en la Fiscalía y en su domicilio particular”, recordó Salvador en un comunicado.

Reflexionó que “acciones de este tipo atentan de manera directa a la lucha contra la corrupción, las mafias del narcotráfico y el delito organizado que tanto daño hacen a nuestra Provincia y a la República”, y repudió “en forma expresa y vehemente estos ataques”.

“No podemos permitir que ningún ciudadano reciba amenazas contra su integridad física y, en este caso, se potencia por la investidura del damnificado y los lamentables antecedentes con los que vincularon las intimidaciones”, dijo Salvador. Se solidarizó con el fiscal “por la situación que le toca padecer” y le expresó su “apoyo como integrante de un Gobierno que lucha día a día para erradicar la violencia”.

Por otra parte el intendente de la ciudad de La Plata, Julio Garro, señaló que el ataque “es indignante” y atribuyó las agresiones “a la pelea contra las mafias” que lleva adelante la Justicia y el Gobierno bonaerense.

“Es indignante lo que está sucediendo. Es parte de la pelea que estamos dando contra las mafias. Estuve con el doctor Cartasegna y me puse a disposición para lo que necesite él o su familia”, expresó el jefe comunal en declaraciones periodísticas.

Garro pidió “mantener la calma y tener confianza” en el trabajo que se está haciendo desde la Justicia y el Estado.
Tras su visita de anoche al fiscal Cartasegna en el hospital Italiano, el intendente dijo haberlo notado “bien y con ánimo de seguir trabajando en la misma dirección de como lo venía haciendo”. Esta mañana los médicos le dieron el alta.

Anuncios