El gobierno del conservador Mariano Rajoy superó este jueves su primer gran obstáculo, al evitar por la mínima diferencia que el Congreso de los Diputados español tumbara su presupuesto de 2017, y ganó así unos meses de estabilidad en medio de una fuerte presión política por los escándalos de corrupción que salpican al oficialista Partido Popular (PP).

Tras dos jornadas de áspero debate en la Cámara Baja, un triple empate a 175 votos hizo caer las siete enmiendas que se habían interpuesto a la totalidad del presupuesto de este año.

Sin embargo, una vez superado este escollo, el gobierno del PP, que se encuentra en minoría, tendrá que seguir negociando para conseguir al menos un voto más para sacar adelante todas las enmiendas parciales, que se debatirán y votarán en comisión hasta finales de junio, cuando el proyecto regresará al pleno del Congreso de los Diputados para su aprobación definitiva.

Es previsible que el apoyo provenga del único diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, quien se mostró dispuesto a negociar con el PP de la forma que lo hizo el Partido Nacionalista Vasco (PNV), cuyo apoyo “in extremis” fue clave para el rechazo de las enmiendas totales.

Según Quevedo, “el diputado 176” no es él, sino el ministro de Hacienda español, Cristóbal Montoro, quien tienen en sus manos la “llave” de la financiación.

“Superar el primer trámite ayuda, porque da estabilidad y confianza. Y si hacemos las cosas bien va a seguir el crecimiento y el empleo que es lo que quiere la gente”, dijo Rajoy en los pasillos del Congreso de los Diputados, después de que hoy se supo que en abril se registró una caída récord mensual de casi 130.000 desocupados menos.

Durante el debate, el vocero parlamentario del PNV, Aitor Esteban, afirmó que su partido rechaza las enmiendas porque apuesta por la “estabilidad a Europa” y quiere enviar un mensaje a los “mercados”, e insistió en que el pacto con el PP “fomentará la creación de empleo”

Por su parte, Albert Rivera, el líder del partido liberal Ciudadanos y socio clave del PP en el parlamento, advirtió que se ha dado “un paso adelante”, pero si no se consigue que el presupuesto salga adelante en junio, España volverá a quedar bloqueada.

Anuncios