El grupo islamista radical Estado Islámico (EI) lanzó este jueves un ataque contra las milicias kurdo-sirias FSD, un día después de haber perdido el control de la estratégica presa de Al Tabqa y el pueblo homónimo.

Asi lo señala un comunicado publicado en la página web oficial de las FSD, lideradas por milicias kurdas y apoyadas por Estados Unidos, en el que el grupo informa que los rebeldes del EI atacaron esta madrugada los pueblos Aiad al Kabir y Mushairafa, y que los enfrentamientos se prolongaron durante horas.

Las FSD aseguraron que al menos 26 yihadistas murieron y tres vehículos militares cargados con ametralladoras fueron destruidos durante los choques entre sus milicianos y los combatientes del EI en las periferias de estos pueblos.

Las FSD anunciaron ayer la liberación de la presa de Al Tabqa, la mayor de país árabe y expulsaron también a los yihadistas de los últimos barrios que controlaban del mismo nombre, con lo que dieron un gran paso sobre el principal bastión del grupo islamista en medio del malestar de Turquía con Estados Unidos por armar a las milicias kurdas, a las que considera una amenaza.

Ese anuncio de las FSD había llegado pocas horas después de que la alianza militar agradeciera al gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, por su anuncio (también ayer) de que les suministrará armas más pesadas para combatir al EI.

Turquía, un aliado de Estados Unidos y único país musulmán miembro de la OTAN, ha criticado fuertemente la decisión de Washington sobre las FSD, a cuyos componentes kurdos considera “terroristas”, y dicho que considera una “amenaza” cada arma norteamericana que llega a sus manos.

Anuncios