Los secuestran en Laferrere y los liberaron en Castelar

 

Los secuestran en Laferrere y los liberaron en Castelar
Foto Representativa. MediaCommons

El lunes pasado, una pareja fue interceptada por al menos tres ladrones armados que lo único que querían era la camioneta. Los liberaron en Castelar, una hora más tarde.

Fabián y Flori, ambos jubilados, volvían de la verdulería donde trabajan en Capital a bordo de su Ford F-100 bordó y, como todos los días, traían a la sobrina de 3 años que cuidan mientras atienden el local. Pero nunca llegaron a su casa de Gregorio de Laferrere. Fueron interceptados al menos por tres delincuentes armados que lo único que querían era la camioneta. “Si tiene rastreador, te volamos la cabeza”, los amenazaban mientras daban vueltas por La Matanza. Después de llevarse el vehículo, los liberaron en Castelar, una hora más tarde.

“Les robaron el título de la camioneta, la cédula verde y la Ford F-100. Por eso lo amenazaban a mi tío con un arma en la cabeza y le preguntaban si tenía rastreador satelital”, contó Rodrigo, un sobrino de las víctimas.

Fuentes policiales informaron, a su vez, que ese tipo de casos, el de privar de la libertad a sus víctimas y robar sólo el vehículo, sucede cuando los asaltantes necesitan un auto “limpio” para otro golpe. “Retienen a la gente para ver si el coche tiene cortacorriente o rastreo satelital, y eso les lleva un rato. Cuando están tranquilos, los liberan”.

Fue el lunes 8 de mayo cerca de las 22:00, en el cruce de Cazón y José Hernández, en Gregorio de Laferrere, que tres ladrones en un Fiat Siena interceptaron a Fabián (65) y a Flori (63). Uno se quedó en el coche y dos delincuentes armados se subieron a la camioneta, donde también venía la sobrinita de 3 años que la pareja cuida mientras atiende una verdulería en Capital Federal porque la mamá trabaja.

Fue justamente la madre de la chiquita la que al ver que no llegaban alertó a toda la familia.

Mientras eso pasaba, los ladrones amedrentaban a la pareja de jubilados bolivianos y a la nena. A Fabián le ponían un arma en la cabeza para asegurarse que la camioneta era irrastreable. Una vez que lo constataron, los pasaron al Fiat Siena que venía siguiendo a la F-100 del verdulero y que manejaba el cómplice. “Les taparon la cabeza y los tuvieron dando vueltas como 20 minutos, mientras el que se quedó con la camioneta huía. Entre ellos hablaban por teléfono y en un momento, alguien dijo: ‘dejalos’”.

Antes de liberarlos en Eva Perón e Hipólito Yrigoyen, en Castelar, a siete cuadras de la comisaría 1° de Morón, uno de los ladrones llamó a Sabrina, la hija de la pareja, y se hizo pasar por Policía. “Le dijo que ya habían soltado a la pareja y que la nena no aparecía, y le empezó a preguntar cómo estaba vestida, sólo para burlarse”, reveló el sobrino de las víctimas. Y agregó: “También les dijeron que al día siguiente les dejaban el coche en la plaza de Laferrere”. La F-100 no apareció.

 

Nota desde nuestra web: ► http://bit.ly/2qqG4uK

Anuncios