“Con un patrullero, tres policías y no menos de cinco patovicas en la puerta nos recibió esta tarde la patronal del diario Hoy, conducida por el dirigente gremial del SOEME, Marcelo Balcedo. El desproporcionado e injustificado “operativo de seguridad” fue realizado específicamente para impedir la entrada de nuestro compañero Facundo Montiel, uno de los periodistas despedidos en 2014 por persecución gremial.

Por Trabajadores del Diario Hoy
trabajadoresdeldiariohoy@gmail.com

Balcedo volvió

La empresa volvió a repetir el mecanismo de negarse a cumplir con la medida cautelar que le ordena la reinstalación, amparándose en que todavía está a tiempo de recurrir el fallo. De la misma forma había procedido el año pasado en el caso de Nicolás Salas. Ni por asomo a Balcedo, aún siendo sindicalista, se le pasó por la cabeza cumplir la sentencia judicial que beneficia al trabajador. Como siempre, la impunidad ante todo.

A lo único que accedió la empresa fue a permitir una reunión entre sus abogados y uno de los integrantes del Colectivo de Abogados/as Populares La Ciega, que nos acompaña legalmente. En la misma, ratificaron su posición de apelar el fallo, y no manifestaron ningún tipo de propuesta que permita encarar alguna negociación para solucionar el conflicto. Sólo se comprometieron a dialogar con la patronal de la empresa para evaluar la posibilidad de que acceda a mantener una reunión con nuestro gremio, el Sindicato de Prensa Bonaerense, cuyo Secretario General, Antonio Guillén, y Gremial, César Acuña, nos estaban acompañando. Tampoco supieron responder por qué la reunión no se gestionaba ahí mismo, ya que Balcedo estaba adentro, escondido en su oficina, mirando por las cámaras lo que pasaba afuera.

Lamentablemente para el empresario y dirigente gremial, esto no termina acá. A partir de la constatación de que la conducción del diario no va a permitir el reingreso, mañana vamos a pedirle al Tribunal de Trabajo Nº4, que avance con el cobro de las multas por cada día en que no deje ingresar a Montiel, tal como se establece en la medida cautelar. Y además, volveremos a ir a la puerta del diario en los próximos días, cuando la empresa sea notificada de la medida cautelar a favor de otra de las periodistas despedidas, Estefanía Velo.

Con este accionar -del que tenemos registro audiovisual- Balcedo sólo retrasa los tiempos de lo inevitable. Nosotros/as no estamos dispuestos/as a ceder en lo que respecta a nuestros derechos laborales. La dirección de la empresa tiene en sus manos las cartas para solucionar el conflicto, que de otra forma sólo tenderá a profundizarse”.

Anuncios