Un hombre con su rostro cubierto y con chaleco antibala, que estaba junto a al menos dos cómplices, se tiroteó con la custodia del fiscal platense Fernando Cartasegna en la puerta de su casa de la localidad de Gonnet y para los investigadores judiciales se trató de una “intimidación evidente”.

Dispararon contra la custodia

“Sabemos que tres personas, una en particular, efectúa disparos hacia la casa de Castasegna y/o su custodia, en esa dirección, y que éstos fueron repelidos por la custodia de la Policía Federal (PFA)”, dijo el fiscal platense en turno a cargo de la causa, Marcelo Martini.

Fuentes judiciales y policiales informaron a Télam que el episodio ocurrió a las 5.30 de esta mañana frente al domicilio del fiscal, en la calle 505, entre 24 y 25, de la mencionada localidad del partido de La Plata, donde no hubo personas detenidas ni heridas.

Allí, un efectivo de la División Custodias de la PFA, asignado al cuidado de Cartasegna luego de los dos episodios de intimidación que vivió semanas atrás, observó el paso sospechoso de al menos tres hombres frente a la casa del funcionario judicial.

“Era de madrugada y estaba todo oscuro. Uno de ellos efectúa disparos y, según el custodio, tenía un chaleco antibala y tapada media cara (…) el personal de la Policía Federal repele los disparos y escapan en un auto”, detalló Martini.

Por su parte, el procurador general de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, Julio Conte Grand, aseguró a Télam que cuando el custodio “dio la voz de alto y pidió (a los hombres) que se identificaran”, uno de ellos “se apartó del grupo, se paró enfrente del custodio y comenzó a disparar”.

Ante esa situación, se originó un tiroteo que culminó cuando los delincuentes huyeron a bordo de un auto color negro, sin que se registraran personas heridas.

“Aún no está confirmado que haya sido una nueva agresión al doctor Cartasegna. Hay muchas alternativas. Se están analizando los hechos y las pruebas para ver si pudo tratarse de un nuevo ataque al fiscal, si fue un hecho delictivo común o si se trató de una agresión a los policías federales”, añadió el procurador.

“Se está investigando si en la zona hubieron episodios delictivos o robos que nos hagan pensar que los personajes andaban en la zona. En ese caso, esto sería un hecho en medio de un raid delictivo. Pero yo no descarto nada. Lo más lógico es que tenga que ver con las anteriores amenazas que recibió”, expresó Conte Grand.

El procurador no descartó, entre otras pistas, que el tiroteo tenga que ver con la decisión de la Gobernación de disponer que la custodia de Cartasegna sea de la PFA y no la bonaerense.

“Estamos analizando todo el abanico de alternativas: imágenes de la cámara de seguridad que se colocó recientemente en la casa del fiscal Cartasegna, cámaras de la zona y vamos a verificar la eventual existencia de delitos denunciados o no en la zona en horas anteriores”.

Esta mañana, efectivos de Gendarmería convocados por el fiscal Martini buscaron pruebas en el lugar del hecho que puedan esclarecer el episodio.

Una fuente judicial explicó a Télam que según los resultados preliminares de las pericias los agresores efectuaron al menos dos disparos contra la custodia que repelió el ataque con tres tiros.

En el lugar, personal del Gendarmería secuestró tres casquillos correspondientes al arma del custodio pero no hubo rastros de los disparos de los agresores y tampoco se encontró el lugar de los impactos.

Martini pidió además el relevamiento de las cámaras de seguridad de la zona y según los videos registrados en una que está a 200 metros del hecho, no se observaron movimientos sospechosos de autos ni personas.

El fiscal trabajaba además en la búsqueda de cámaras de seguridad que tienen particulares en sus viviendas para intentar obtener alguna imagen que aporte a la investigación.

Martini dijo que, tras el hecho, Cartasegna “se encuentra bien, pero está muy preocupado”.

“Fue una intimidación y fue un hecho real. La causa que se le atribuía a él, la de los “caranchos” (en la que fueron detenidos tres policías acusados de haber derivado sumarios por accidentes de tránsito a denominados “abogados caranchos” a cambio de dinero) me la pasaron a mí y yo procedí a las detenciones. Que quede claro, la causa la tengo yo, no la tiene más Cartasegna”, aseguró Martini.

Para el fiscal “este hecho acredita los hechos anteriores”, ya que en los otros no hubo testigos.

“Ahora los disparos existieron, el custodio lo vio, entonces para mí este hecho le da credibilidad a lo que denunció”, agregó el fiscal.

Es que inicialmente se especuló con que los ataques a Cartasegna podrían estar vinculados a la investigación de los abogados denominados “caranchos” que en un primer momento le había sido asignada y que era una derivación de la investigación de los sobres hallados en la departamental La Plata.

Tras la agresión que recibió el fiscal, esa causa volvió a quedar en manos del fiscal Martini, quien ayer detuvo a dos comisarios y un oficial en La Plata acusados de lucrar con accidentes de tránsito.

Se trata del titular de la comisaría 7a., Leandro Martín Sarina; del oficial de la 12a., Rodrigo Ezequiel Rocha, y del ex jefe de esa dependencia, Raúl Frare, uno de los imputados en el caso de los sobres de la Departamental La Plata.

Semanas atrás Castasegna sufrió otras dos intimidaciones, una cuando fue atacado a golpes y amenazado en la calle y otra en su despacho de la fiscalía platense, donde fue inmovilizado, atado e intimidado.

Anuncios