El gobierno de Vidal pretende silenciar a los abuelos

“Desde hace dos años venimos llevando adelante un programa de participación educativa, de inclusión social y de divulgación literaria. Convocamos a adultos mayores para invitarlos a ese sueño: el de transformarlos en protagonistas de esta actividad. Los llamamos Cuentabuelos, que coordinados por la docente y escritora Raquel Szulman, comenzaron a visitar escuelas, centros culturales y jardines de infantes para alegrar a los más pequeños”, contó telefónicamente a NCO Alejandro Enrique, subsecretario de Cultura y Educación de La Matanza.

Cuando lo interrogamos por el tenor de la denuncia que quería efectuar, el vecino de Isidro Casanova amplió el concepto señalando que “cientos de niños fueron visitados por los Cuentabuelos, todos adultos mayores entre 70 y 80 años” y reveló que “este año la gobernadora bonaerense -a través de la Jefatura Distrital- No Autoriza el ingreso de estos abuelos a las escuelas matanceras” lo que consideró “un claro acto de discriminación”.

A renglón seguido, el funcionario municipal manifestó que “afortunadamente, algunos directores hacen caso omiso a semejante acto de desprecio hacia nuestros niños y a nuestros adultos mayores”, ya que según expresó con satisfacción: “Varios permiten que igual se lleve adelante la actividad”.

“Los Cuentabuelos seguirán recorriendo (La) Matanza, pero los alumnos de las escuelas bonaerenses, por decisión de la gobernadora María Eugenia Vidal, ahora no podrán disfrutarlos” añadió el también titular de la agrupación Arturo Jauretche en otro tramo de la denuncia y finalmente detalló que “el último sábado estuvimos en el La Tapera Teatro (N. de R.: es un espacio cultural con domicilio en la calle Reaños de Gregorio de Laferrere) junto a los Cuentabuelos, a los actores de Teatro Mayor, a las/os poetas Raquel Szulman, Gino Bencivenga, Carlos Parrella y Marilaria Estévez” y que “fue una enorme jornada donde las letras fueron protagonistas gracias a la gran predisposición y talento de que quienes llevaron a cabo esta actividad cultural”.

Como corolario, en su rol de titular de ese organismo municipal, Alejandro Enrique se comprometió a que “como considero que esta medida es totalmente arbitraria y carente de sensibilidad social, como responsable del organismo a mi cargo, junto a mi equipo de trabajo no voy a permitir que nuestros abuelos se depriman. La Matanza es enorme y los llevaremos a cada club, a cada escuela, a cada rincón de nuestro municipio para que vean que siendo adultos mayores, pueden aportarle mucho a la cultura”.

Anuncios