La agresora a la maestra quedó demorada y luego fue liberada

La agresora a la maestra quedó demorada y luego fue liberada

La mujer que días pasados agredió a una maestra en una escuela del partido de Tigre, según se pudo ver en una filmación difundida por las redes sociales, fue “demorada” por la policía, en tanto que el Municipio solicitó a la Justicia que quede detenida y anunció la entrega de botones antipánico al personal del establecimiento.

La mujer, a quien el Municipio identificó como Eliana Romero, fue demorada en la comisaría 5a. de El Talar, partido de Tigre, tras una presentación que formuló el jefe comunal Julio Zamora ante la Justicia, en la que solicitó la aplicación de la ley provincial que establece hasta 30 días de prisión para estos casos.

La comuna presentó ante la Justicia “una denuncia contra Eliana Cecilia Romero, la mujer que insultó y agredió a la docente de la escuela número 46 de El Talar, Vanesa Segovia, en un episodio que fue filmado y se volvió viral en las redes sociales”, informó la Municipalidad.

“En el escrito, el intendente Julio Zamora solicitó que se le aplique a la mujer el artículo 74 bis de la Ley provincial número 14.898, que castiga con arresto a los padres de alumnos que agreden a docentes”, subrayó. De esta forma, “podría recibir un arresto de hasta 30 días”, precisó.

Zamora, Massa y su esposa Malena Galmarini, también secretaria de Política Sanitaria de la comuna de Tigre, “se pusieron en contacto con Vanesa Segovia” a fin de “expresarle su solidaridad y poner a su disposición todas las herramientas de prevención de hechos de inseguridad disponibles en Tigre”, según informó el Municipio.

Para esto, la comuna “entregará a las docentes de la escuela de El Talar botones de pánico, para que puedan realizar alertas silenciosas ante eventuales situaciones de inseguridad o violencia”.

La agresión, que fue filmada por un docente, ocurrió el pasado 19 de mayo, cuando la madre de un alumno de la escuela 46 de El Talar insultó y dio una bofetada a la maestra de su hijo.

La filmación se hizo viral por las redes sociales, lo que generó la reacción de las autoridades del Municipio. “Los hechos constituyen no sólo una ofensa al sistema educativo, sino que también afectan a los trabajadores docentes y a toda la sociedad en su conjunto, al tratarse de conductas violentas que vulneran los principios de convivencia social básicos”, argumentó Zamora en la denuncia judicial.

 

 

Anuncios