La agrupación integrada por seis solistas, que luego de tres años de recorrido presentará oficialmente en Buenos Aires, el próximo domingo en el Caff y el 2 de junio en Hasta Trilce, su primer disco que reúne un repertorio que abarca la música folclórica argentina y latinoamericana en diferentes formaciones, y que tiene a la mujer y la guitarra como protagonistas excluyentes.

Espiral de Mujeres Guitarristas

Instrumentistas, algunas de ellas cantantes y compositoras, las jóvenes que se conocieron en 2014 editaron en forma independiente el álbum que se lleva por título el nombre del grupo (“Espiral de mujerse guitarristas”), en el que abordan versiones de piezas de autores como Juan Quintero, Quique Sinesi o Carlos Di Sarli , además de temas propios como “Aquellos días de Olavarría”, de Agostina Elzegbe, cantado por Luna Monti.

“Nos presentamos las seis en el escenario, pero cada una toca en formato solista dos temas, también tocamos a dúo y en sexteto, y el repertorio se va armando alrededor de los repertorios individuales que cada una trae”, explicó en diálogo con Télam la compositora y cantante Ana Larrubia, quien se formó en la música clásica y académica, y que en 2015 grabó su primer disco solista “Cosecha”.

Espiral de Mujeres Guitarristas se desprendió de un ciclo de conciertos realizado en 2014, un encuentro de 11 guitarristas mujeres que se extendió durante un mes en La Vieja Guarida. “La idea fue reunir a mujeres guitarristas de distintos ámbitos, después de hacer ese primer ciclo quedamos tan contentas con lo que logramos y decidimos junto a Agostina Elzegbe seguir adelante con el proyecto, y fue sosteniéndose y transformándose en lo que es hoy”, agregó Larrubia.

Espiral, conformado actualmente también por Andrea Zurita, Laura Zilber, Soledad Lazarte y María Clara Millán, propone un recorrido a través de la música original para guitarra. desde el romanticismo latinoamericano hasta la música contemporánea y la canción de autor.

Se caracteriza por su eclecticismo al abordar músicas de diversos géneros – música popular de raíz, tango, música clásica- y por incluir piezas propias que incluyen musicalizaciones de Oliverio Girondo -”Nocturnos”, con música e interpretación de Elzegbe, quien también le puso melodías al poema de Gabriela Mistral ”Aquellos días de Olavarría”.

“Fue una búsqueda, no perder la particularidad de cada guitarrista pero al mismo tiempo conservar el lugar donde confluye todo, que es la guitarra misma”, resumió la instrumentista, antes de la presentación del domingo en el Club Atlético Fernández Fierro, que contará con la percusionista Mariana Mariñelarena como invitada.

Télam: ¿Sentís que está subestimado el rol de la mujer como guitarrista?
AL: Siempre hubo poca difusión y poca visibilidad, la guitarra tiene muchísima presencia en nuestro país, los referentes han sido varones, a pesar de que hay mujeres guitarristas.
En los festivales de guitarra, como Guitarras del Mundo, que se realiza en forma ininterrumpida
a lo largo y a lo ancho de nuestro país, el número de mujeres que aparece en la programación es ínfimo en comparación con los varones, participan cinco mujeres de las cuales tres eran extranjeras, ilustra un poco lo que pasa.
Hay menos cantidad de guitarristas mujeres también porque hay poca difusión. Es un instrumento asociado al varón. De todos modos, la mujer fue tomando lugar, y hoy por ejemplo existen muchas mujeres bandoneonistas, algo que no sucedía hace 30 años.

T: ¿Es difícil lidiar con el tema del ego en el grupo?
AL: Yo no las conocía a todas, pero se fue dando una dinámica de trabajo pareja, no tuvimos problemas de desequilibro de actividades, todas tiramos para el mismo lado, el trabajo en sí.
Las presentaciones serán el domingo a las 20 en el Caff, de la calle Sánchez de Bustamante 772 en Almagro, y el 2 de junio en Hasta Trilce, de Maza 177, en el mismo barrio.

Anuncios