Came

Came. Las ventas en locales a la calle continuaron cayendo en mayo en todos los rubros. Pero “se observó una recuperación de la venta online, que viene creciendo desde hace tiempo como parte de los nuevos hábitos de consumo de la población”, dijo Fabián Tarrío, presidente de la entidad.

Las cantidades vendidas por los comercios minoristas cayeron 2,3% en mayo frente a igual mes del año pasado y acumulan una baja anual de 3,4% para los primeros cinco meses del 2017. En la comparación con abril, las ventas crecieron 6,3%, un comportamiento que si bien es estacional, no deja de ser positivo.

En el canal online, una modalidad que todavía tiene poca incidencia pero gana relevancia, las ventas de las pymes crecieron 3,1% anual. Tomando ambos resultados (locales fijos y online), la caída fue del 1,8% anual en el mes.

Mientras que el consumo en locales al público continuó bastante retraído (hay que tener en cuenta que se compara contra un mayo 2016 muy malo), las ventas online repuntaron en casi todos los rubros. Especialmente se vio en juguetes, electrodomésticos e indumentaria, que son algunos de los más vendidos por esos canales. Incidió el Hot Sale, que fueron días de descuentos agresivos, y este año tuvo más participantes.

De todos modos, las compras fueron muy dispares entre ciudades y negocios del mismo rubro, como viene sucediendo desde hace dos meses. La buena noticia del mes es que repuntó la venta anual en locales a la calle en tres provincias: Córdoba (0,5%), Santiago del Estero (1,5%) y Chubut (1%). En cambio continuó el declive fuerte en las provincias de frontera como Misiones (-6,9%), Formosa (-6,1%), Mendoza (-4,0%) o Santa Cruz (-5,2%, afectadas por el cruce de los argentinos a Paraguay y a Chile principalmente. Otras provincias con descensos importantes fueron Corrientes (-8,5%) y Entre Ríos (-5%). En Santa Fe se mantuvo en los mismos niveles que el año pasado, al igual que en San Juan, que se vio favorecido por el cierre del cruce internacional de Agua Negra con Chile.

El principal medio de pago fue la tarjeta de crédito, donde ya rigen los descuentos en los aranceles que cobran los bancos a los comercios por el uso del plástico. Los negocios  que ofrecieron cuotas sin interés tuvieron más clientes que aquellos que lanzaron descuentos en efectivo o no habilitaban financiamiento, ya que la gente sobre la tercera semana del mes se quedó con poco resto de dinero.

Anuncios