Litto Nebbia, León Gieco y los grupos Catupecu Machu y Salta La Banca concretarán el próximo jueves 8 en el Teatro Gran Rex una reedición del “Acusticazo” como previa de una nueva edición del BA Rock 2017 que se concretará en octubre.

Litto Nebbia, León Gieco y los grupos Catupecu Machu y Salta La Banca concretarán el próximo jueves 8 en el porteño Teatro Gran Rex una reedición del “Acusticazo”, en momentos donde todos coincidieron en señalar que “en las discograficas hay gente que no le gusta la música y hace todo de acuerdo a una tablita del Excel”.

“Acusticazo”

Como previa de una nueva edición del BA Rock 2017 que se concretará en octubre y donde artistas precursores del del rock argentino, surgidos en los años ’60 y ’70, se cruzarán con las bandas más representativas de las nuevas generaciones.

En el acústico, Nebbia abrirá el encuentro, lo seguirá Salta La Banca con un set rockero, luego será el turno de Gieco acompañado por una banda que no quiso develar y el cierre lo hará Catupecu Machu.

Pero más allá de esa nómina, ninguno de los participantes quiso romper el secreto en torno a quiénes se cruzarán y a qué canciones tocarán juntos en el cierre.

En una tarde con empanadas, tapas y buen vino, Télam charló con Gieco, Nebbia, Fernando Ruiz Diaz y Santi Aysine sobre lo que significa este encuentro, el BA Rock y la actualidad de la escena musical:

Télam: ¿Contra qué debería estar rebelándose el rock?
Fernando Ruiz Díaz: No es un país muy diferente, es un quilombo igual (risas).

T:- Pero no están los militares. El rock ha ganado lugar en otros espacios y ha perdido otros que tenía, hoy por hoy no suenan tus temas y está sonando el reggaetón.
León Gieco: Tenés razón, en el año ’72 cuando se hizo el “Acusticazo”, meses después se hizo BA Rock. Peleábamos contra la dictadura de Lanusse, más tranquila que la que tuvimos en el ’76. ¿Qué recuerdo de todo eso? Los recuerdos los tengo re-contra presentes. Lo que más me entusiasmó a mí, es que venía del campo y quería grabar. Quería tener éxito, pero de pronto empecé a componer mis canciones sin quererlo. Dylan me despachó un par de ondas para componer mi primera canción, “Hombres de hierro” que es un afano bastante evidente de “Blowin in the Wind”. Entonces, la primera vez en mi vida que grabé “Hombres de hierro” fue en el “Acusticazo” y cuando llevé el disco a mi pueblo para que lo viera mi vieja que era mi manager de siempre, me doy cuenta que en ese disco estoy compartiendo con Litto Nebbia y Edelmiro Molinari, que era el guitarrista de Almendra.

T: Este “Acusticazo” lo encuentra a Litto peleando contra los nuevos monstruos que son las corporaciones discográficas…
Litto Nebbia: Yo perdí mi material. Los tipos están haciendo una cosa distinta a lo que era cuando empecé. Cuando empezamos con Los Gatos grabamos en aquella RCA del perrito. Como éramos el primer grupo de haber grabado en castellano temas nuestros, íbamos a un departamento que inauguraron que era el “Departamento Música Joven”. Cuando pasábamos por el corredor pasábamos por el de folclore donde estaban Los Chalchaleros o José Larralde con el productor, pasábamos por el de tango y estaban Troilo o Goyeneche. Eso que mantenían estas compañías interplanetarias de aquella época era respetar los compartimientos estancos y darse cuenta de que la culturalidad de cada lugar es el matiz de los gustos, porque si no es como si todos tuviéramos que comer milanesas y ravioles. Ahora, lo que pasó en los últimos 15 años es que quieren que el negocio sea más rápido, entonces son 10 canciones grabadas todas juntas y cada vez ganan menos guita los músicos, vale más caro todo y le sacan más cosas a los músicos. Bueno, no era así en los ’60, entonces vos podías tener discusiones con la compañía porque querían una tapa de cierta manera o porque un tema era largo, el día que grabamos “Fuera de la ley”, que es el primero tema argentino de 11 minutos de duración, nos querían crucificar porque “eso no lo iba a escuchar nadie”.

T: Y lo metiste en un lado.
LN: Sí, pero después lo pedían y todos se lo sabían. Eso hoy en día por este acelere del negocio no existe más, si saliera un grupo como The Beatles no grabarían este año. Además, en la mayoría de los lugares charlás con gente que no ama la música y están con el Excel y nada más. Arman la programación artística del año con el Excel.

T: ¿La verdadera rebelión que el rock debería plantearse contra el sistema y esa organización?
LG: Pero cada vez hay más producciones independientes de grupos jóvenes. Hay pila, antes no había. Pasa que la producción independiente es la omisión del sistema también. No sé cuánta gente quiere ser independiente y cuántos lo hacen porque no tienen más remedio.
Santi Aysine: Nosotros somos independientes porque queremos (risas). No sé si todos.
LG: Nada es perfecto, nada es químicamente puro. Entonces estamos acá para conmemorar los 50 años del rock que empezó con una canción maravillosa que se llama “La Balsa” y que tiene una poesía impresionante, mucho mejor que todas las canciones de Elvis Presley, los Beatles y los Rolling Stones juntos.

T: León, vos y Spinetta siempre dijeron que el mejor tema del mundo era “El Rey lloró”, de Nebbia…
LG: Totalmente, es una canción perfecta. Yo no sabía que lo había dicho el Flaco, pero “El Rey lloró” tiene una letra que te explica la vida, loco. Y “La balsa” también.

T: Lito, ¿en ese momento eras consciente de que te denominaban el padre del rock argentino?
FRD: Para mí es “El Padrino”, hay algo de eso.
LN: No, no. Tuve la suerte de que mis viejos eran músicos, entonces tuve una educación muy buena con el arte. Mi viejo me decía: “Cuando seas conocido y te digan que lo que hacés es una mierda no le des bola y cuando te digan que sos un genio tampoco le des bola”. Ese es el equilibrio de esta carrera para mí, no creerse ni una cosa ni la otra y seguir con el mismo puntapié que uno empezó.
LG: Pero el rock argentino hizo toda una carrera increíble y es uno de los grandes movimientos rockeros del mundo. Gracias a “La Balsa”, a Spinetta, a Manal y a Arco Iris pudieron vivir de esto muchas personas. Muchos consiguieron su trabajo de salir a tocar a un escenario, componer canciones, hacer amigos, prestarse equipos y crear esto que es el rock nacional.

T: En la época que vos tocaste en el BA Rock el rock se debatía con prejuicios de aquella época, Melero se podría haber puesto una frutería con todas las naranjas que le tiraron y a Patricia Sosa los guardaespaldas le dijeron “las minitas de los músicos no suben”. ¿Con qué prejuicios se va a encontrar esta edición en el Malvinas? ¿Los de la tecnología o los del arte?
LG: No, me parece que estamos grandes y van a ser aceptados todos los grupos por igual. Tenemos la experiencia piola e interesante del Cosquín Rock.

Anuncios