Desde el espacio que responde a la ex presidenta Cristina Fernández, que reúne a la mayoría de los dirigentes peronistas de la Provincia de Buenos Aires, insisten sin resultado en lograr un acuerdo con el ex ministro del Interior y Transporte y así evitar las primarias.

Por Fernando Ressia

Randazzo no baja su candidatura

Ese objetivo tuvieron los dirigentes del peronismo bonaerense en la reunión de Acción Política de la semana pasada. Allí el titular del Partido Justicialista provincial, Fernando Espinoza, resaltó que “el noventa por ciento de los presentes se expresó por la lista única” y que seguirán “trabajando por ese objetivo”.

Las presiones siguieron en los días sucesivos pero desde el sector de Florencio Randazzo -que tiene todas las encuestas en contra- mantienen firme la voluntad de competir, se presente o no la ex presidenta. En diálogo con Télam, el senador Juan Manuel Abal Medina justificó la decisión: “Dar esa discusión ya es bueno para el conjunto de nuestro espacio y es importante para la oposición”.

La idea de ir a las PASO siendo una expresión minoritaria se debe a la ganas de un conjunto de dirigentes del peronismo de diferenciarse de la conducción de Cristina tras la derrota electoral del 2015.

En ese sentido, incluso entre dirigentes que pretenden que Cristina sea candidata -más por conveniencia electoral que por afinidad- marcan reparos en cuanto a la forma de conducir. El intendente de Escobar resaltó: “Queremos ser parte de un espacio y sentirnos respetados. Queremos tener participación en el armado y que no nos lleven de las narices”.

La idea de ir a las PASO siendo una expresión minoritaria se debe a la ganas de un conjunto de dirigentes de diferenciarse de la conducción de Cristina”

Así se sintió Randazzo cuando en el 2015 se enteró por televisión que el candidato del kirchnerismo iba a ser el ex gobernador bonaerense, Daniel Scioli, cuando anunciaron que la fórmula presidencial la completaba el ex secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. Motivado por ese desplante desafía la conducción de Cristina y La Cámpora.

Desde el kirchnerismo, si bien quieren la unidad para llegar a las PASO con la mayor cantidad de votos posible, saben que la ex presidenta es la única que ocupa el lugar de oposición a Mauricio Macri y que puede aportar un triunfo electoral en octubre.

Esa razón es la que tienen los intendentes de la primera y tercera sección electoral para pedir la candidatura de Cristina; es la única manera en la que se garantizarían un buen caudal de votos para las listas municipales. En ese sentido, la ex presidenta dijo que si le piden la candidatura aceptaba, pero pidió como condición que sea en un marco de unidad.

Sobre esto, el intendente de Ensenada, Mario Secco, dijo que “Randazzo mete fichas diciendo que Cristina no va a ser candidata porque aprovecha que, de todos los hermanitos, él mide un puntito más que el resto. Pero ojo que si es candidata quedaría 50 puntos bajo tierra”.

El 24 de junio se conocerán los candidatos y por cómo está el escenario, lo más probable es que compitan en las PASO Randazzo y Cristina, una pelea desigual pero que garantiza el debate lógico después de la derrota electoral donde se perdió la Provincia de Buenos Aires tras 28 años de mandato consecutivos.

Anuncios