Enorme triunfo de Liniers que acaricia el reducido

Fue la tarde soñada. De visitante y frente al puntero avalado por 2.000 almas que lo alentaban y tenían todo preparado para festejar el ascenso. A Liniers sólo el triunfo le servía y alejado de toda la parafernalia montada jugó su partido. Con personalidad y un planteo inteligente por parte de su técnico, remontó un marcador adverso casi desde el vestuario y en notable reacción terminó justificando plenamente un triunfo descomunal, que le da vida hacia la clasificación.

Por Víctor Marinelli

Comienzo a toda orquesta de Alem. Con gran dinámica y la mira fija hacia el arco de Cabrera, el Lechero marcó diferencias y tuvo en Luna por el lateral derecho la llave para desequilibrar. Al minuto llegó Moreira de cabeza pero respondió bien Cabrera. Sensación de peligro inminente. A los 10, luego de una serie de rebotes Garbero dentro del área convirtió. Si bien Braian Cáceres llevó riesgo al ejecutar con maestría un córner que casi se convierte en gol olímpico, el local tuvo dos nuevas chances a través de Garbero y Serrano que remataron apenas desviado. Sin embargo, sorprendió Liniers a los 26 con un tiro libre de Cáceres que cabeceó Coronel junto a un palo para dejar sin chances a Claudio Paz. La importancia de este gol fue decisiva, ya que Leandro N. Alem nunca pudo volver a tener supremacía y los nervios comenzaron a jugarle en contra. Por el contrario, Liniers se fue asentando, ganó en el medio y comenzó a preocupar con las apariciones de Coronel por izquierda, la habilidad de Cáceres y la movilidad de Szerdi por todo el frente de ataque. Sobre el final de la etapa Paz evitó el segundo ante un cabezazo de Szerdi mano a mano con el arquero.

Los argumentos se hicieron visibles en el complemento. Liniers manejando psicológicamente el partido y esperando su oportunidad,  Alem nervioso, impreciso y dando ventajas. A los 7 un error de Oviedo permitió a Cáceres enfrentar a Paz, pero el arquero logró evitar el gol. El local tuvo la pelota, pero centralizó el juego y prácticamente Liniers no pasó por situaciones comprometidas. Potarski y Paiva se hicieron fuertes en la zaga central frente a los centros que fueron cayendo. Riquelme se multiplicó en el medio, al tiempo que tanto Cáceres como Szerdi seguían siendo una preocupación. Avisó Liniers a los 26 a través de Cáceres, hasta que a los 30 nueva aparición del volante, esta vez por derecha, y con un centro propio de su talento asistió a Szerdi que de cabeza marcó el segundo gol. Embestida de Alem en busca del empate, con mucho corazón pero sin ideas. La más clara fue un remate de Cristeff que se fue cerca del poste izquierdo y Cabrera apareció resolviendo con gran solvencia las aproximaciones que se fueron suscitando, como un cabezazo de Ocampo a los 40. Mientras la búsqueda de Alem se consumía sin éxito, llegaban noticias desde Ituzaingó y la desazón de la muchedumbre se hizo manifiesta: Alem dejaba la punta. Liniers en cambio festejaba un triunfo enome, que lo acercaba un pasito más hacia el Reducido.

Liniers dio una prueba de autoridad frente a uno de los aspirantes al ascenso directo. Tuvo personalidad, amor propio, desplegó en la cancha un planteo acertado con ejecutantes que individualmente cumplieron, subiéndose al podio Braian Cáceres, Santiago Szerdi, Leandro Coronel y Héctor Cabrera como los más destacados, en un equipo que volvió a demostrar que tiene mucho para dar y que aparece en toda su dimensión en los momentos comprometidos. Sigue con la ilusión del Reducido, todavía no depende de sí mismo, pero llega vivo a la última fecha. La hazaña es posible.

Anuncios