El PRO

El PRO. La fórmula de organizar eventos -con el cubierto pago- para recaudar fondos ya fue muy utilizada por el partido en campañas previas, pero en este caso será la primera vez que lo haga instalado en el Gobierno nacional y la con necesidad de afianzar la gestión nacional en los 24 distritos del país.

El PRO extenderá a todo el país su receta de “cenas de campaña” para recolectar fondos, de las que participarán ministros y candidatos como figuras convocantes y en las que los candidatos de cada distrito tendrán una activa participación.

La fórmula de organizar eventos y cenas -con el cubierto pago- para recaudar fondos ya fue muy utilizada por el PRO en campañas previas, pero en este caso será la primera vez que lo haga instalado en el Gobierno nacional y la con necesidad de afianzar la gestión nacional en los 24 distritos del país.

Con ese objetivo en la mira y el foco puesto en un sistema de recaudación transparente se apuraron a armar un cronograma, ya confirmado, con cenas en todo el país (una por región) antes de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), que se celebrarán el 13 de agosto.

“Buscamos recaudar garantizando la transparencia y pidiéndole un esfuerzo a nuestra dirigencia. Tenemos que ser más prolijos que nunca”, señaló a Télam el legislador porteño Francisco Quintana, secretario general del partido oficialista.

Según fuentes oficiales, la decisión fue del Gobierno, pero los que están en el armado concreto son las autoridades de PRO, como su presidente, Humberto Schiavoni, y el propio Quintana.

Hasta ahora, el cronograma de las actividades se iniciará el 6 de julio con la cena patagónica, que se hará en Tierra del Fuego. Le seguirá otra de la región cuyana prevista para el 7 de julio en San Luis.

Luego seguirá el 13 de julio con el NOA (no sabe sabe si la cena será en en Tucumán o Jujuy) y el 14 de julio le tocará a Misiones, por el NEA.

Finalmente, el 21 de julio, será el encuentro de la región centro, en la que Santa Fe y Córdoba disputan la condición de anfitrión.

En el PRO aclararon que en casi todos los casos Peña y el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, se rotarán como figuras protagónicas de las cenas. También habrá otros invitados ocasionales, como el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Y siempre estarán los candidatos locales, a fin de que todo interesado en conocerlos y dialogar con ellos pueda hacerlo en cada convocatoria.

“En el caso de la cena en Misiones ya está confirmado que por el Gobierno nacional asistirá Marcos Peña, acompañado por Schiavoni”, señaló un integrante de la conducción partidaria. Este será un caso especial, porque además de presidente del partido a nivel nacional, Schiavoni suena como candidato para las listas legislativas de Misiones, su provincia.

Sobre la característica de los eventos, no hay mucho misterio. Siempre hay un discurso de un representante llegado desde Nación y de uno o varios candidatos locales. Suelen asistir todos los integrantes de la lista, que se mezclan en las mesas para que los convocados los conozcan.

El precio del cubierto, por ahora, no está definido, pero variaría de un distrito a otro.

El récord seguramente lo ostenta la cena que Mauricio Macri protagonizó en la Rural antes de las elecciones presidenciales de 2015, cuando se cobró 50.000 pesos el cubierto. Hubo unos 2.000 representantes de empresas y particulares, interesados en escuchar en persona al candidato que podía convertirse en Presidente. Ese sin embargo fue un caso especial, ya que los valores de los eventos suelen ubicarse entre los $500 y los $2.000.

También en otros partidos

Para los encargados de recolectar los escasos fondos electorales, el método es ideal y otra fuerzas lo adoptaron.

El último fue Martín Lousteau, el candidato que aliado a la UCR porteña competirá contra Elisa Carrió (la postulante del Gobierno) en las próximas elecciones. El 25 de mayo pasado el economista convocó a un locro en Costa Salguero, a 300 pesos el cubierto, para lanzar sus campaña y juntar sus primeros fondos.

Hasta el Frente para la Victoria optó por este modelo, y en 2015 también organizó una multitudinaria cena de cara a las presidenciales de ese año, en las que fue derrotado.

Los anfitriones fueron el gobernador Daniel Scioli y el secretario de Legal y Técnica de la Nación, Carlos Zannini, candidatos a presidente y vice, respectivamente. Junto a los otros integrantes de la lista y los principales ministros nacionales recibieron en Costa Salguero a 3.200 personas, en su mayoría empresarios y dirigentes gremiales de todo el país, que pagaron 10.000 pesos el cubierto para escucharlos.

Anuncios