#JusticiaporRocío La mamá pidió “que el juez deje de defender a los asesinos”

#JusticiaporRocío La mamá pidió “que el juez deje de defender a los asesinos”

Los familiares de la joven de 21 años que murió tras ser atropellada en Gregorio de Laferrere, marcharon al juzgado de San Justo, pero el magistrado que liberó al chofer no los recibió. También movilizaron a Plaza de Mayo junto al reclamo de justicia de al menos una decena de casos impunes de víctimas fatales.

Por: Valeria Virginia Villanueva
villanueva.valeriavirginia@gmail.com

El pasado viernes 9 fue otro conmocionante día para los familiares de Rocío Carla Otero Navas, quienes marcharon para exigir justicia por la muerte de la joven de 21 años, atropellada por un conductor ebrio en la madrugada del 20 de mayo en Laferrere. Fue intensa la jornada por realizarse la primera marcha en la que Rocío está en el grito desgarrador de sus seres queridos y en los carteles con su rostro, pero más aún lo fue porque les demostró la ardua lucha que deberán sostener contra la impunidad.

Es que en su movilización al Juzgado N°4 de La Matanza, en el centro de San Justo, esperaron cerca de 2 horas que los atendiera el Juez Fernando Pinos Guevara, pero se negó. “Sé que estaba ahí, sé que nos escuchó, estábamos con un megáfono”, contó Viviana, la mamá de la víctima, al referirse al magistrado que liberó en pocas horas a Pablo Ariel Flores Ayala, identificado como el responsable de manejar alcoholizado y chocar el vehículo en el que viajaba Rocío, estrellándolo contra un paredón.

“Nos tocó justo un juez difícil y soberbio, así que sé que nos va a costar, pero ojalá separe las cosas y deje de defender a los asesinos”, manifestó la mujer, pero reconoció que en el palacio municipal fueron bien recibidos por una psicóloga y un abogado. En este caso, el reclamo fue a los efectivos policiales y médicos que no atendieron a tiempo a la joven, que esperó 40 minutos aplastada bajo los escombros del paredón contra el que dio el auto, según declaró Viviana. Al respecto, solicitó: “En estos casos hay que manejar las cosas con mucha cautela y mucho amor, porque estás viendo un ser querido muerto”.

Más muertes impunes

La otra movilización fue a las 18h a Plaza de Mayo, donde acompañaron familiares y amigos de una decena de víctimas cuyos asesinos permanecen en libertad, como en el caso de Leonardo Martin, Maxi Sandoval, Gastón Acuña, Maximiliano Taranto y muchos otros “ángeles”, como los padres rebautizan a sus hijos que ya no están, resignificando su presencia. Viviana agradeció también a los compañeros de trabajo, de la escuela primaria y secundaria no solo de su hija sino también de ella y su otro hijo de 12 años, y a compañeros de militancia y gente que se sumó por Facebook. Sin embargo, la mujer expresó su decepción con los medios masivos que prometieron estar presentes, ya que “Lázaro Baez estaba internado y todos se fueron para allá, importa más eso que la muerte de personas inocentes, este es el país que tenemos”.

“No necesito más palabras Necesito Hechos. No necesito el ‘estoy con vos’. Necesito que estén presentes. No necesito más reuniones repitiendo una y cien veces la tragedia de mi hija; necesito que se muevan. No necesito promesas, Necesito al ASESINO PRESO”, subrayó Viviana. Es por ello que ahora lanza una campaña para que toda persona pueda solidarizarse con el pedido de #justiciaporRocio a través de las redes sociales, y concluyó diciendo que “hoy fue mi hija y mañana puede ser cualquiera de nosotros, porque yo jamás me imagine que iba a estar marchando por mi hija. Ahora estoy muerta en vida…”.

 

Anuncios