Visita de una diputada de Partido Socialista a la sede de CEMEFIR

San Justo: Visita de una diputada de Partido Socialista a la sede de CEMEFIR

Gabriela Troiano, diputada nacional por el Partido Socialista y vicepresidenta de la comisión  de Discapacidad del Congreso Nacional, se reunió con un grupo de profesionales de la institución para analizar la situación que vive ese centro de salud por el peligro de remate del edificio donde funciona.

Por: Emilio González Larrea
lapaz50@yahoo.com.ar

NCO participó de la reunión como uno de los medios locales invitados y posterior al encuentro, tuvo un aparte con la legisladora.

-Luego de la reunión con los profesionales de CEMEFIR ¿Cuál es su opinión sobre la situación planteada en esta institución?

-Creo que ésta es una institución que cumple una función social muy importante al atender gratuitamente a las personas que necesitan rehabilitación por discapacidad, por lo tanto, entiendo que como el Municipio sacó esa ordenanza de considerarla de interés público y social sujeto a expropiación, debe hacer lo propio la Provincia y el Estado tomarla a su cargo pagando la deuda que existe e impidiendo el remate del edificio. Esa deuda es mucho menor que el valor del predio, por la ubicación que tiene, por lo tanto el Municipio y la Provincia salen ganando con la expropiación.

Me parece que hay que defender a centros de rehabilitación como este, pero deberían existir otros en un Partido tan populoso como es La Matanza, con casi 2 millones de habitantes. También faltan centros de estimulación temprana, centros de día, viviendas para personas discapacitadas, ya que el Estado debe garantizar una vivienda digna a los ciudadanos y en especial a las personas que no pueden tener una vida autónoma y no tienen recursos o una familia que les garantice la vivienda.

-¿Cómo funciona el tratamiento de la discapacidad en la Argentina?

-Desde el punto de vista integral de la discapacidad, se puede decir que tenemos una muy buena legislación, pero como sucede siempre, no se cumple como corresponde. Por lo cual hay muchas cuestiones que quedan inconclusas y las personas con discapacidad no gozan de todos sus derechos.

-¿Qué es lo que falta para garantizar esos derechos?

-En materia de salud, aquellos que tienen obra social tienen cobertura, se les cubre un 100% según la ley 24901, pero otros ciudadanos que no la tienen, de ahí lo vital de las instituciones como CEMEFIR. El tema fundamental no es solo el aspecto de salud para los discapacitados; porque una persona con discapacidad que trabaje o quiera llevar a sus hijos a la escuela o trasladarse a un centro de atención, va a necesitar el transporte urbano y es bastante complicado encontrar micros que sean accesibles para esas personas. Ahí ya aparece una dificultad, pues no siempre los municipios hacen cumplir la disposición de que se hagan bajadas, las rampas al pavimento, en los edificios, hospitales, escuelas, teatros, etc. Es decir, no se eliminan las barreras físicas, arquitectónicas, ni comunicacionales, para permitir que esas personas estén incluidas en la sociedad.

Hay una lucha muy grande por conseguir la igualdad en el título secundario para las personas con discapacidad, cuando la convención internacional que tiene rango constitucional en la Argentina, establece a la educación inclusiva como un hito, pero son muy pocas las instituciones educativas que lo cumplen. Y si hablamos del acceso a la cultura, vemos que ni siquiera las películas nacionales son accesibles, ya que deberían tener los subtitulados en diferentes colores, audio texto o lenguaje de seña, es decir, una serie de cosas que teniéndolas en cuenta en origen, no implicaría un costo mayor y como no existe la mirada de atender al ciudadano con discapacidad, estas cuestiones no se llevan adelante.

 

 

 

           

 

Anuncios