Un acercamiento

Un acercamiento. La exposición “Spilimbergo dibujante, obra sobre papel, 1918-1964” se inaugura el próximo jueves a las 19 en el Centro Cultural Borges.
La exposición “Spilimbergo dibujante, obra sobre papel, 1918-1964”, un itinerario que recorre casi 50 años de producción de este maestro del arte argentino del siglo XX, a través de más de 60 obras, así como también fotografías, cartas y documentación personal, se inaugura el próximo jueves a las 19 en el Centro Cultural Borges.

Desde hace más de 12 años que no se realiza una muestra de este genial artista en la ciudad de Buenos Aires, en esta oportunidad abocada a sus obras en papel, dibujos en distintas técnicas, como lápiz, tinta, carbonilla, pastel, así como también grabados y monocopias, donde destacan obras nunca antes exhibidas.

“Los dibujos aquí reunidos no eran bocetos de algo mayor sino que eran obras propiamente en sí. Se los denominaba ‘dibujos pintados’ por su calidad. Fue un gran dibujante desde sus inicios. Se recibió de profesor de dibujo en la mitad de tiempo que los demás. Por su virtuosismo, sus profesores, como Pío Collivadino o Ernesto de la Cárcova, lo adelantaban de año”, cuenta a Télam el nieto del artista, Leonardo Enea Spilimbergo, quien tuvo a su cargo la selección del material y curaduría de la muestra.

Esta exposición se propone, a través de siete núcleos temáticos, recorrer algunos de los más destacados momentos de la carrera de este artista que nació en Buenos Aires en 1896 y murió en Unquillo en 1964, asistió al taller de André Lothe en París, y pintó en 1933 el mural “Ejercicio plástico”, junto al mexicano David Alfaro Siqueiros, los argentinos Antonio Berni, Juan Carlos Castagnino y el uruguayo Enrique Lázaro, actualmente en exhibición en el Museo de la Casa Rosada (ex Museo del Bicentenario).

La muestra tiene como objetivo mostrar a uno de los grandes artistas de la pintura nacional a través de obras personales y producciones en pequeño y mediano formato que permiten acercarse a un Spilimbergo íntimo a través de sus creaciones.

Hijo de inmigrantes italianos, Spilimbergo sufrió una pulmonía a los tres años, cuando estaba en el Piamonte con su madre, lo que le dejó secuelas y lo transformó en asmático. ese episodio lo que reflejaría luego en su autobiografía: “Nací ahogado… siempre fui muy delicado de salud. Mi curiosidad de niño me obligó a preguntar de dónde había salido y se me respondió que de un bosque que no recuerdo su nombre, pero sí recuerdo su paisaje tan hermoso y natural. Pues bien, en ese bosque crecían muchos hongos y yo, inocente criatura, creía que había salido de aquel sitio”.

El primer núcleo temático de la exposición, entonces, refiere a la formación académica y abarca desde que Spilimbergo egresa como profesor nacional de Dibujo de la Academia Nacional de Bellas Artes, en 1917, hasta 1925, cuando envía al Salón Nacional un grupo de óleos por los que recibe el Premio Único al Mejor Conjunto, cuya recompensa monetaria le permitió concretar un viaje de estudios a Europa.

“La experiencia europea, el modernismo y el atelier de André Lhote” se titula el segundo núcleo temático, que va de 1925 a 1928, ligado a la etapa de estudios en Italia, cuando incorpora cierta influencia renacentista y a su concurrencia al taller de André Lhote en París, época en que recibe influencia de la escuela poscubista y de Paul Cézanne.

La vida de Emma, el relato de la vida de un personaje clave en la obra de Spilimbergo, la vida de una prostituta a través de monocopias, una suerte de antecedente del personaje Ramona de Antonio Berni, es el centro del tercer eje temático. “Al elegir esta forma rompe con el principio básico de la técnica del grabado que es la multiplicidad de copias o estampas, lo que le da a la serie un carácter único y particular”, señala su nieto. “Aquí el logra su propio lenguaje, su propia identidad”, agrega el curador.

Los años 30 -cuarto núcleo de la exhibición- refiere a una década consagratoria, en coincidencia con su regreso a la Argentina en 1928: “La temática social aparece en buena parte de sus trabajos y produce obras monumentales, evocando la estética del mural, incluso en el papel o en el lienzo”.

Si bien esta muestra no incluye dibujos ligados a la realización del mural “Ejercicio plástico”, en el que colaboró con el mexicano David Alfaro Siqueiros -obra realizada en el sótano de la quinta del magnate Natalio Botana- se incluyen otros dibujos ligados a esta época tan consagratoria, en la que además fue docente del Instituto Argentino de Artes Gráficas.

Uno de los momentos cumbre del recorrido por la sala del Borges lo representa las once ilustraciones que Spilimbergo realizó para “Interlunio”, el poemario de Oliverio Girondo, serie con la que obtuvo la Medalla de Oro al Grabado en la Exposición Internacional de París en 1937.

“Amigo Spilimbergo: Le escribo estas líneas para rogarle que me hable por teléfono (41-0498) el viernes o el sábado, de 1-1/2 a 2-1/2, o de 9 a 10 de la noche, pues tengo un proyecto que, aunque vago, puede resultar interesante para los dos. Lo saluda con toda estimación y simpatía. Oliverio Girondo”, decía la carta fechada el 2 de junio de 1937 enviada por el poeta al gran artistas que ya era Spilimbergo.

Se incluyen en esta muestra, como parte del anteúltimo eje temático- los estudios y bocetos para el mural de la cúpula de las Galerías Pacífico, que se exhiben allí mismo, a metros de la sala expositiva: un trabajo que Spilimbergo realizó en 1946, junto a Antonio Berni, Juan Carlos Castagnino, Manuel Colmeiro Guimarás y Demetrio Urruchúa, agrupados bajo el nombre Taller de Arte Mural (TAM).

En un último recorrido por este itinerario, se incluyen dos de los géneros que fueron abordados a lo largo de su carrera: retratos y dibujos eróticos donde se expresa con claridad cómo el dibujo y la línea se convierten en recursos expresivos con autonomía propia, señala Spilimbergo nieto.

Las obras exhibidas provienen de colecciones privadas, de la ex colección Antonio Enea Spilimbergo y parte de la colección privada de Leonardo Enea Spilimbergo, material que se completa con documentos, fotos, cartas y catálogos del artista, que permitirán reconstruir el contexto social y cultural en el que desarrolló su trabajo.

Se podrá visitar la exposición en la sala 21 del Centro Cultural Borges, Viamonte 555 y San Martín, de lunes a sábados de 10 a 21 y los domingos y feriados de 12 a 21.

Anuncios