Aumento salarial y resistencia docente

Luego de más de cinco meses de conflicto docentes los gremios del sector llegaron a un acuerdo cola provincia en un aumento salarial de 21,5% que resulta insuficiente ante la postergada recomposición de los haberes y la inflación acumulada.

En todo este tiempo se puso en evidencia la política de ajuste y disciplinamiento  de  María Eugenia Vidal que si bien salieron a adjudicarse una victoria por ponerle fin a la problemática, la realidad es que pagaron un costo político importante al perder consenso entre los trabajadores de la educación y en la opinión pública.

La gestión de Cambiemos  prometió ya en campaña comenzar a discutir paritarias en los últimos meses del 2016 aparentando un interés por lo educativo y para diferenciarse  de Scioli, cosa que no ocurrió. Por el contrario lo hicieron ya entrado el 2017 y con un posicionamiento muy firme acerca de ofrecer el 18 % y una cláusula gatillo sin contemplar la pérdida de alrededor de 8 puntos en el sueldo por la inflación del 16.

Esta intransigencia de la gobernadora llevó a una oposición fuerte de la docencia que incluyó masivas movilizaciones a  La plata, paros, actividades por escuelas, asambleas con la comunidad y donde tuvo su punto máximo en la marcha  federal a Plaza de Mayo con la participación de 400 mil personas.

En ese momento Vidal aparentó no acusar el golpe pero advirtieron la pérdida de consenso. A partir de allí evaluaron que debían profundizar el ajuste e incorporar reformas en el ámbito educativo en detrimento de los derechos de los trabajadores y la escuela pública que Macri había despreciado  al manifestar  la mala suerte de” caer” en ella.

Los gremios decidieron mostrar su” buena voluntad” levantando la huelga que se mantenía con el no inicio de clases e instalaron una carpa educativa itinerante en el congreso pero fueron salvajemente reprimidos.

Uno de esas reformas del modelo educativo del pro era incorporar la suma por presentismo que la eliminación del mismo fue una conquista importantísima porque los educadores iban a trabajar enfermos para que no le descontaran. Pero sucedió nuevamente que la luchas la obligó a retroceder y la eliminaron del acuerdo final.

Desde la agrupación Eduardo Requena llamamos a la docencia y  las comunidades educativas a mantenerse  alertas y  continuar la resistencia a  las nuevas embestidas de las políticas del gobierno provincial y nacional que atacan principalmente a los derechos de los trabajadores y a una educación para tod@s

Anuncios