Alumno de la UNLaM viaja a Irán para las Olimpiadas de Informática

Alumno de la UNLaM viaja a Irán para las Olimpiadas de Informática

En los últimos años, la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) adquirió la sana costumbre de capacitar adolescentes a poco de egresar del colegio para convertirlos en programadores expertos. En 2016, Gastón Fontenla Núñez fue uno de ellos. Junto a otros tres argentinos, se fue Kazán, Rusia, para competir en las Olimpiadas Internacionales de Informática (IOI). Después de la experiencia, se transformó en un profesor eficaz. Tanto que uno de sus primeros alumnos logró clasificar para el mismo certamen, esta vez, con sede en la ciudad iraní de Teherán, que se disputará entre el 28 de julio y el 4 de agosto próximo.

A los once años, Lautaro Lasorsa tenía una cosa en mente: quería diseñar videojuegos. Ese deseo temprano lo llevó a seguir la orientación en Informática, en el Instituto Padre Elizalde de Ciudadela. Algunos años después, el joven ya sabía lo básico del arte de programar y había conseguido dar algunos pasos en esta técnica: un tatetí y un ahorcado fueron sus primeras creaciones digitales.

Su paso por la Informática principiante fue fugaz. Al poco tiempo de haber tomado contacto con esta disciplina, el director de su escuela lo invitó a prepararse para el mayor reto de programadores juveniles: las olimpiadas internacionales. Fue así que llegó a la UNLaM para formarse en el universo de la lógica y los algoritmos.

Durante los primeros meses de entrenamiento, Lautaro aprendió nuevas formas de programar, utilizando diversas herramientas del lenguaje informático. En los laboratorios de la Universidad y en charlas con sus compañeros, adquirió trucos y atajos para arrojar varias respuestas a un mismo problema y elegir la mejor de ellas, tal como se exige en la competencia internacional.

Luego de varias semanas de preparación, el joven asistió al Certamen Nacional de Clasificación, que tuvo lugar en la Universidad Tecnológica Nacional de la provincia de Córdoba, en octubre de 2016. El desafío era la resolución eficiente de distintos enunciados (textos con un problema de tipo lógico), a partir del desarrollo de un programa, dentro de un tiempo limitado.

En esa instancia, quedó en quinto lugar y pudo participar del torneo clasificatorio para competir, junto a otros tres chicos argentinos, en la ciudad persa. A fines de abril, la competencia se realizó en la Universidad Nacional de San Martín, en la que el joven logró el segundo lugar. Había quedado seleccionado para competir en Irán.

A pocas semanas de viajar a Oriente Medio, el estudiante continúa sus maratones de práctica frente al monitor. No deja de vivir esta etapa como un gran hobby, aunque es consciente de las grandes oportunidades que esta competencia puede brindar.

Anuncios