Baja
Baja

El día del amigo este año fue mejor de lo esperado. A pesar de que el consumo sigue moviéndose con mucha lentitud, las ventas medidas en cantidades cayeron sólo 0,2% frente a la misma fecha del año pasado.

La baja tan leve no sorprende si se tienen en cuenta dos factores. Por un lado, el año pasado las ventas ya habían caído 7,4% frente al Día del Amigo 2015, con lo cual se está comparando contra un año malo. Desde esa base y con una economía que lentamente va recuperándose, es una buena noticia que la demanda no siga cayendo. Por otro lado, este año se notó más gente festejando y eso ayudó a reactivar especialmente al rubro gastronómico.

Se estima que 1,5 millones de personas de todo el país y de todas las edades salieron a celebrar el valor de la amistad, un 15,4% más que el año pasado.

El rubro que se llevó buena parte del gasto fue el gastronómico, ya que la mitad del consumo se concentró allí. Específicamente, el 30% de los que festejaron lo hicieron en bares, casas de té, boliches y restaurantes, donde hubo un aumento promedio del 1% frente a la misma fecha del año pasado. A su vez, otro 20% se concentró en panaderías, delivery y servicios de lunch, donde las ventas crecieron 5%. El incremento en este último rubro se debe a que muchos grupos decidieron juntarse en el hogar para abaratar costos o por falta de espacio en los lugares a los cuales deseaban ir. Efectivamente, los que quisieron reservar el mismo día o incluso el miércoles se encontraron con los cupos llenos.

Anuncios