Crimen

Crimen. Dos jóvenes fueron asesinados a balazos en la localidad bonaerense de Merlo y se investiga si se trató de un doble crimen por venganza o cuestiones personales, pues las víctimas no tenían antecedentes y no les robaron sus pertenencias, informaron hoy fuentes policiales.

El hecho ocurrió ayer a la madrugada, alrededor de las 5, en el cruce de Navarro y Garay, en el mencionado distrito de la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Fuentes policiales informaron a Télam que efectivos del Comando de Patrulla de Merlo fueron alertados a través de una llamada al 911 que avisó que dos jóvenes habían sido atacados a balazos.

Al llegar al lugar, el personal encontró sobre la calle Navarro a un muchacho, identificado como Agustín Curbelo (19), que estaba sentado en la vereda con el torso desnudo y agonizando.

Según las fuentes, el joven que había recibido cinco balazos murió a los pocos minutos antes que llegara la atención médica.

Los efectivos recorrieron la zona y sobre la calle Garay hallaron a la segunda víctima, llamada Nazareno Vargas (19), quien había recibido cuatro disparos que le causaron la muerte casi en el acto.

Al lado del cuerpo había una moto Crypton y una mochila que en su interior contenía una picana eléctrica y tres caretas de la película V de Vendetta, agregaron los voceros.

Una vecina contó a la prensa que Curbelo llegó a pedir auxilio porque “se moría”, que no tenía ropa en el torso ni estaba con zapatillas y que sólo tenía puesto un “vaquerito.

“El nene estaba tirado y pedía auxilio, no pensamos que eran ladrones”, dijo la mujer.

Personal de Policía Científica realizó los peritajes correspondientes y secuestró siete vainas servidas calibre 9 milímetros, por lo que posiblemente hayan utilizado la misma pistola para cometer el doble crimen.

Los investigadores establecieron que ambos jóvenes tenían sus pertenencias por lo que descartaron casi totalmente que se haya tratado de un intento de robo contra los jóvenes.

En razón de ello, procuraban determinar si en realidad fue un ataque por venganza o por algún problema personal de las víctimas, quienes no tenían antecedentes penales, dijeron las fuentes.

Los pesquisas hicieron un relevamiento en la zona en busca de cámaras de seguridad que pudieran haber captado el momento de los asesinatos.

El hecho es investigado por el fiscal Matías Rappazzo, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 del Departamento Judicial Morón.

Anuncios