CAME
CAME

En relación al mes anterior hubo un crecimiento del 0,8% aunque se registra mucha disparidad entre comercios. “En las ciudades de frontera fue muy importante el acuerdo ’12 cuotas todos los días, todos los rubros’ de CAME–ATACYC para levantar el consumo”, dijo Fabián Tarrío, presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa.CAME. 

Las cantidades vendidas por los comercios minoristas cayeron 1,6% en julio frente a igual mes del año pasado y acumulan una baja anual de 3% para los primeros siete meses del año. En la comparación con junio, las ventas crecieron 0,8%.

Hubo muchas promociones para captar ventas. En textiles y calzados fundamentalmente, comercios de todo el país ofrecieron 2×1 o descuentos de 40% o 50% que les permitieron rotar la mercadería y obtener liquidez.

Los datos de julio presentaron gran variabilidad según la provincia, la ciudad o la zona donde se ubica el comercio. “Hay mucha disparidad, algunos negocios comenzaron a recuperarse bien pero otros todavía siguen cayendo. En las ciudades de frontera fue muy importante el acuerdo CAME–ATACYC para repuntar el consumo”, dijo Fabián Tarrío, presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Los dos sectores que mejor se movieron fueron ‘Alimentos y bebidas’ con una suba anual de 0,5% y “Materiales para la construcción”, que se mantuvo sin cambios frente a julio del año pasado.

El efecto vacaciones de invierno se sintió en algunas provincias, especialmente en ciudades de Córdoba y la Patagonia, donde se incrementó el turismo frente a la temporada pasada y eso se sintió en el comercio minorista.

En la modalidad on line, un segmento con baja incidencia todavía, las ventas aumentaron 3,5% frente a julio del 2016, aunque eso se explica en mayor medida porque más gente compra por ese medio.

Consideraciones Generales

Las cantidades vendidas por los comercios minoristas pymes cayeron 1,6% en julio 2017 frente a igual fecha de 2016. Hay que tener en cuenta que se está comparando con un mes muy malo (en julio del año pasado las ventas se habían desplomado un 8,1% anual) con lo cual el resultado, si bien muestra una desaceleración de la tasa de declive, sigue reflejando una situación delicada para el comercio.

El descenso del consumo parece estar encontrando su piso, pero todavía no logra consolidarse una recuperación firme y visible como está sucediendo en otros sectores de la economía.

El clima fue un buen compañero en julio, ya que no hubo tanto frío como otras épocas y en muchas ciudades del país fue también menos lluvioso. Eso incentivó a salir de compras en los negocios a cielo abierto. Al mismo tiempo, como hubo más turismo que el año pasado, el efecto lo recibió la pyme.

El mejor rubro del mes fue ‘Alimentos y Bebidas’ con un alza anual de 0,5% en las cantidades vendidas. La suba, en un contexto donde el resto de los ramos todavía no crecen, es un indicador de que el incremento del gasto comenzó por los productos más importantes en la canasta familiar.

Otro rubro con bastante buena performance en el mes fue ‘Materiales para la construcción’ que se mantuvo sin cambios frente al año pasado, impulsado por el progreso en la actividad de ese sector.

De las 18 ramas que componen la canasta minorista relevadas, hubo una con alza anual, una sin cambios, y el resto descendieron.

Los derrumbes anuales más profundos se registraron en tanto en “Calzados” (-4,8%), “Jugueterías y librerías” (-3,9%) y “Marroquinería” (-3,3%).

En “Indumentaria” la venta no logró repuntar a pesar de la cantidad de promociones que se lanzaron. El mes finalizó con un declive anual de 2,5% en las cantidades vendidas. De todos modos, por como venía ese sector, junio y julio fueron bastante mejores.

En “Neumáticos” el achicamiento fue del 1,1% anual (siempre medida en cantidades). La baja de ese sector se corresponde con el incremento en la venta de automóviles usados que reduce la demanda de neumáticos para recambio.

En “Perfumería” las ventas cayeron 1,8% anual, lo que hace bastante delicada la situación de los comercios de ese ramo que viene en desplome desde hace dos años. El rubro presenta tres problemas. Por un lado, la compra de esos productos en países vecinos o Estados Unidos, por los sectores de clases media alta y alta. Por otro, en el mercado local es habitual que frente a problemas de ingresos se postergue su consumo. 

Y en tercer lugar, incide la competencia de las farmacias donde muchas tienen incorporado ese rubro en detrimento de la tradicional perfumería.

Anuncios