Vandalismo: Robo en la Escuela Primaria N°67 de Virrey del Pino

Vandalismo: Robo en la Escuela Primaria N°67 de Virrey del Pino

En la mañana del lunes, la comunidad educativa de la PP 67 de Virrey del Pino, amaneció con una mala noticia. La escuela del barrio, su escuela, fue robada durante el fin de semana.

Lamentablemente este tipo de situaciones son moneda corriente en estas barriadas azotadas por la creciente desocupación y el abandono sistemático del Estado Provincial. La falta de prevención, de mantenimiento e inversión en la infraestructura de las escuelas bonaerenses, son lo que permite que hechos como este se produzcan.

Según se pudo observar, los autores  ingresaron por las instalaciones de la Secundaria 120, rompiendo la puerta de ingreso (la Secundaria 120 comparte el edificio con la primaria, debido a que a pesar de los múltiples pedidos al Estado Provincial para la construcción de su edificio propio, este no se digna a realizarlo), para luego revolver los papeles administrativos de la 120, y destruir varios de ellos. Una vez concluido el raid en la Secundaria, pasaron a las instalaciones de la Primaria, de donde se llevaron todos los equipos del taller de radio (la PP 67 contaba con una FM de alcance barrial, en donde los alumnos realizaban programas de radio como parte de su aprendizaje), además en el mismo edificio funciona el Centro de Formación Profesional 411 de la CTA Matanza, centro de capacitación laboral a donde concurren muchos de los padres de los alumnos para capacitarse en distintos oficios; de este establecimiento se llevaron numerosas herramientas del curso de serigrafía.

En ese sentido, la CTA Matanza emitió un comunicado donde señala: “Lamentamos este tipo de situaciones que van en desmedro de la calidad educativa y de formación de todo un barrio. Asimismo exigimos al Estado Provincial que actúe de forma inmediata para solucionar los problemas de infraestructura escolar que permiten estos delitos, y que reponga todo el material sustraído a las distintas instituciones, ya que no hacerlo sería condenar a toda una comunidad a ser ciudadanos de segunda”.

Anuncios